Industria / Reciclaje

Cámara de la Industria del Neumático pide despejar las incertidumbres respecto del decreto de metas de la Ley REP para el sector

Desde el gremio critican que, a ocho meses de aprobado el decreto por parte del Consejo de Ministros, aún se desconoce su versión final, lo que les impide tomar definiciones respecto de qué tipos de sistema de gestión implementarán para la recolección de sus residuos. De existir cambios sustantivos, afirman, este debiera pasar nuevamente por la revisión de los ministros. Desde la Oficina de Economía Circular del Ministerio del Medio Ambiente descartan de plano esta posibilidad, y afirman que el decreto está próximo a ingresar a Contraloría. Entre los cambios se incluyen modificaciones al alcance de los sistemas de gestión individuales, y la incorporación de la figura del consumidor industrial. Hoy lo cierto es que la implementación de la Ley REP en neumáticos empezará, en el mejor de los casos, a mediados de 2021, seis meses después de la fecha originalmente propuesta.

Jorge Molina Alomar | 7 Nov 2019 a las 6:00 am
Shutterstock

El 27 de marzo de este año, el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad -que reúne a los titulares de 11 carteras- aprobó el decreto supremo que establece las metas de recolección y valorización del sector neumáticos en el marco de la Ley REP. Sin embargo, a casi ocho meses de ese hito, entre los principales actores del mercado aún existe incertidumbre respecto de la versión final del decreto, ya que se asume que ante el largo tiempo transcurrido se le han realizado modificaciones que, a su juicio, les impiden tomar decisiones para la ceración de los sistemas de gestión que deben montar para la recolección y valorización de sus residuos.

“Nuestro llamado es a despejar todas las incertidumbres que hay. Lo ideal sería tener un decreto supremo final habiendo seguido todo el reglamento, y conocerlo para poder tomar nosotros nuestras decisiones”, dice José Brown, gerente general de la Cámara de la Industria del Neumático de Chile (CINC), que agrupa a los principales fabricantes de neumáticos (Goodyear, Bridgestone, Michelin y Pirelli).

El documento aprobado por el Consejo de Ministros establece una meta de recolección nacional de un 50% de los neumáticos fuera de uso a partir del año 2021, así como metas de recolección para cada una de las regiones que, en conjunto, suman el 34,7% de todos los neumáticos que tienen que ser recuperados en el país. Además, establece las regulaciones para la creación de los sistemas de gestión de estos residuos -que deben ser creados y financiados por los productores de neumáticos- y una serie de otras obligaciones, trámites, monto de las garantías y plazos a cumplir. Entre ellos, los que se deben realizar ante la Fisacalía Nacional Econonómica (FNE) para garantizar que no existan operaciones que afecten la libre competencia.

La primera semana de octubre, el jefe de la Oficina de Economía Circular del Ministerio del Medio Ambiente, Guillermo González, adelantó durante un seminario de implementación de la Ley REP en la Sonami que el decreto estaba listo para firma presidencial, para su posterior envío a Contraloría. Sin embargo, pocos días después estalló el conflicto por el pasaje en el Metro y luego las movilizaciones sociales, por lo que esto aún no ha ocurrido.

De hecho, consultado sobre este punto, González mantuvo la misma respuesta. “El decreto de metas de recolección y valorización de neumáticos se encuentra próximo a ingresar a la Contraloría para su toma de razón. No puedo hacer una estimación del tiempo que durará este proceso, porque su tramitación es de exclusiva responsabilidad de la Contraloría General de la República”, señaló.

“En cuanto a las mejoras (al decreto), lo que realizaremos en todos los decretos de la ley REP es precisar el alcance de los sistema de gestión individuales, para evitar que aprovechen las economías de escala de un sistema colectivo, pero sin someterse a los controles de ellos. Estos cambios pretender respetar el espíritu de la ley que contempla controles para los sistemas colectivos”

Guillermo González, jefe de la Oficina de Economía Circular del Ministerio del Medio Ambiente.

Sistema colectivo versus sistema individual

Para José Brown, el retraso en la publicación final del decreto -y de los eventuales cambios que se le hagan- les ha impedido tomar una definición como gremio respecto de si implementarán un sistema colectivo o sistemas individuales para la gestión de sus residuos.

Tras la aprobación del decreto por el Consejo de Ministros, la CINC realizó 21 observaciones, algunas menores -de redacción- y otras más profundas. A esto siguieron tres reuniones -afirma Brown- del “Comité de Implementación REP de Neumáticos”, a las que asistieron cerca de 20 personas, donde se tomó nota de las peticiones, pero se desconoce cuáles fueron o no acogidas.

“Nosotros hicimos observaciones, primero que era imposible cumplir los plazos para tener sistemas de gestión funcionando dados estos plazos que nosotros no controlamos, como los de los trámites ante la FNE y otros”, agrega Brown.

No obstante, el gremio ha avanzado en estos meses. La CINC ya presentó documentos ante la FNE manifestando su intención de establecer un sistema de gestión colectivo de residuos, y están a la espera de que este organismo les de “luz verde” para iniciar los siguientes pasos para avanzar en esta materia. Sin embargo, aún no está zanjado qué tipo de sistema de gestión realizarán, y en el escenario actual, dicen, lo más probable es que avancen con sistemas de gestión individuales.

“Finalmente, aún teniendo la luz verde de la fiscalía, la decisión final va a depender del decreto supremo”, dice Brown. Y agrega: “Si el plazo que necesitemos para tener un sistema colectivo va más allá de los 18 meses establecidos, nosotros vamos a cumplir la ley con sistemas individuales, sin perjuicio de seguir trabajando para tener algún día el sistema colectivo. Cumpliremos el primer año, el segundo, el tercero, lo que sea necesario, de forma individual, y seguiremos trabajando en tener un sistema colectivo, porque esa es la meta final para nosotros”.

Sin embargo, estos planes podrían sufrir una nueva complicación para el gremio, ya que Guillermo González adelantó que parte de las mejoras que se realizaron al decreto están orientadas a regular los sistemas de gestión individuales, tal como se hizo en el segundo decreto de la Ley REP, que regula al sector Envases y Embalajes.

En este último decreto, se establece que los sistemas individuales y colectivos compuestos por menos de 20 personas no relacionadas “podrán cumplir sus metas de recolección y valorización únicamente con los residuos en que se conviertan los envases y embalajes que pongan en el mercado los productores que componen dicho sistema de gestión”.

Un alcance similar es el que podría haberse incluido en el decreto de neumáticos. “En cuanto a las mejoras, lo que realizaremos en todos los decretos de la ley REP es precisar el alcance de los sistema de gestión individuales, para evitar que aprovechen las economías de escala de un sistema colectivo, pero sin someterse a los controles de ellos. Estos cambios pretender respetar el espíritu de la ley que contempla controles para los sistemas colectivos”, señaló el jefe de la Oficina de Economía Circular del Ministerio del Medio Ambiente.

¿Por qué se incorporaría esta modificación? González ya había profundizado en ello en junio, a propósito de la discusión en torno a la constitución de los sistemas de gestión del sector neumáticos: “Hemos visto es que hay algunas empresas que han planteado la posibilidad de tener un sistema de gestión individual, pero dado que lo natural es buscar la economía de escala, recurrir a un aglutinador de demanda que les consiga un buen precio para el trabajo que tienen que hacer. Y ese agrupador de demanda, en muchos sentidos, está haciendo el trabajo de un sistema de gestión colectivo pero sin someterse a ninguno de los controles que están establecidos en la ley”, adelantó entonces.

“Si esa propuesta tiene cambios sustanciales, hay que seguir el reglamento y hacer de nuevo el AGIES y llevarlo al Consejo de Ministros, porque los ministros necesitan conocer su impacto económico y social. Si hay cambios profundos… es como que te presenten un proyecto, te den un estudio de factibilidad, pero después que lo firmaste te ponen tres ceros más. Eso es lo que no sabemos, esa es la incertidumbre con la que chocamos”

José Brown, gerente general de la Cámara de la Industria del Neumático de Chile (CINC).

Otra de las dudas que se mantenían respecto al decreto final es si se incorporaría la figura del consumidor industrial, que ya se aplicó también en el decreto del sector envases y embalajes, y que en esencia permite a grandes generadores de residuos industriales (fábricas, retail, supermercados) mantener por si mismos la gestión de residuos, e informarla a través del sistema de gestión. En el caso de los neumáticos, esta figura se podría aplicar a la minería. “Respecto a la figura del consumidor industrial, se contempla en la ley, por lo que quedará expresamente permitido”, dijo González.

¿Volver a revisar el AGIES?

Para José Brown, de CINC, una de las grandes interrogantes es qué tan profundas son las modificaciones que se le hagan a la versión final del decreto. Y de ser cambios sustantivos, señala, debiera realizarse de nuevo el Análisis General de Impacto Económico y Social (AGIES) del proyecto -que data de diciembre de 2018 y actualizado en febrero de 2019– y pasar nuevamente por aprobación del Consejo de Ministros.

“Si esa propuesta tiene cambios sustanciales, hay que seguir el reglamento y hacer de nuevo el AGIES y llevarlo al Consejo de Ministros, porque los ministros necesitan conocer su impacto económico y social. Si hay cambios profundos… es como que te presenten un proyecto, te den un estudio de factibilidad, pero después que lo firmaste te ponen tres ceros más. Eso es lo que no sabemos, esa es la incertidumbre con la que chocamos”, dice Brown.

“Por ejemplo, y en esto estoy especulando -porque no conozco el documento-, si van a poner trabas a los sistemas individuales, el costo de recolectar todos los neumáticos fuera de uso del país va a ser distinto al que fue calculado en el AGIES, que fue calculado con un sistema de gestión colectivo, agrega el gerente general de CINC.

Al respecto, Guillermo González afirma que las modificaciones realizadas no generan “en ningún caso” una modificación del AGIES, cerrando de plano la puerta a que se realice una revisión de este tipo.

“El decreto de metas fue revisado por el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, instancia que propuso mejoras al documento, las que han sido realizadas, pero que no modifican los aspectos sustanciales del decreto presentado. Por lo mismo, no contemplamos que deba ser revisado nuevamente por el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad ni tampoco realizar un nuevo AGIES”, afirma el jefe de la Oficina de Economía Circular del Ministerio del Medio Ambiente.

“Lo que yo veo, que para mi es un punto no resuelto, es cómo firmaría el Presidente algo que no ha pasado por el Consejo de Ministros, a menos que sea exactamente el mismo documento. Y si es el mismo documento, por qué se han demorado ocho meses. Si no es el mismo documento, dónde está el AGIES nuevo para saber si la relación costo-beneficio se mantiene bajo estas nuevas condiciones, o cambia”, insiste Brown.

Hoy lo cierto es que la implementación del primero de los decretos de la Ley REP, que fija las metas de recolección y valorización de neumáticos, no entrará en vigencia el 1 de enero de 2021, como estaba originalmente propuesto. Una de las modificaciones realizadas en el Consejo de Ministros estableció que estas obligaciones comenzarán a regir 18 meses después de publicado el decreto. Si esto ocurriera hoy, se comenzaría a mediados de 2021. Y aún falta el trámite de Contraloría.

“El 1 de enero ya no partió. Partirá, a lo más, el segundo semestre del 2021”, afirma Brown. “Dependerá de la fecha en que se publique el decreto. Existirán los plazos necesarios para que los regulados puedan cumplir, ya que nuestro foco es la implementación exitosa de esta política pública”, afirma González.