Consumo y Producción / #EmprendimientoCircular

Remuebla: la empresa que remanufactura muebles de oficina a partir de materia prima reutilizada

El emprendimiento fundado por el arquitecto Tomás Saxton se inspiró en el modelo de economía circular de la empresa estadounidense Davies Office para remanufacturar sillas, mesas, alfombras, cielos falsos y cardex. Es decir, separa las piezas, las ensambla con otros muebles y crea productos nuevos . “No somos productos de segunda mano, nuestros competidores son los importadores y fabricantes de muebles nuevos”, dice Saxton, director ejecutivo de esta empresa de diseño y fabricación sustentable.

El arquitecto Tomás Saxton tuvo que tomar un vuelo a Estados Unidos para recién comprender qué significaba la palabra “remanufactura”, porque en Chile el concepto era desconocido. “Ni siquiera existe la palabra remanufactura en lengua castellana”, ilustra Saxton, director ejecutivo de la empresa chilena Remuebla, fundada en 2017.

El viaje en cuestión representó un cambio en su manera de pensar y obrar. Allá fue recibido en dependencias de Davies Office, una megaempresa que se especializa en remanufacturar muebles de oficina a partir de materia prima reutilizada. Saxton se maravilló con el modelo de la compañía estadounidense, y decidió extrapolarlo a Chile. Dicho concepto consiste en separar las piezas del mobiliario en desuso y utilizarlas para fabricar nuevos muebles, y dejarlos como nuevos.

“En Davies Office nos recibieron encantados, estaban sorprendidos de que al otro lado del mundo estuvieran interesados en el tema. Nosotros ni siquiera teníamos muy claro qué era la economía circular”, dice Saxton, quien realizó un master en sustentabilidad en Sydney, Australia, donde se empapó de la temática de gestión de residuos, reciclaje y ahorro energético.

Antes de esa aventura en EE.UU., sin embargo, a Saxton le rondaba la inquietud por el destino que seguían los muebles cada vez que iba a la planta libre de un edificio a desarrollar un proyecto como arquitecto. La realidad cambiaba en un abrir y cerrar de ojos de un viernes a un lunes. “Si uno llegaba un viernes encontraba todo un mobiliario de mesas, sillas, alfombras y cielos falsos, y llegaba el lunes y parecía que un huracán se hubiera llevado todo”, explica. “Había, por ejemplo, 1.200 estaciones de trabajo el viernes, y el lunes no quedaba ninguna”, agrega Saxton, cuya empresa se enfocó solo en empresas, desde mini-pymes hasta grandes compañías.

.

“En Davies Office nos recibieron encantados, estaban sorprendidos de que al otro lado del mundo estuvieran interesados en el tema”.

Tomás Saxton, fundador y director ejecutivo de Remuebla.

Tras observar el suceso, Saxton y sus amigos hicieron una investigación que concluyó con un dato alarmante: había 70 vertederos ilegales en Santiago que recibían este mobiliario de oficina que ocupa mucho volumen, y que es muy complejo de tratar por la materialidad misma de los implementos, ya sea plástico, aluminio u otras materias primas.

Tras la experiencia en Davies Office, el primer ejercicio emprendido por Remuebla fue la compra del banco Itaú a Corpbanca. “Nos encargaron desarmar todo en dos días y liberar el piso, si no les llegaba una multa”, recuerda Saxton, quien también trabajó como asesor de la Secretaría Ejecutiva de Construcción Sustentable, del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU).

Los muebles estaban en perfecto estado para darles una mejora, cuenta Saxton. “Fuimos al área legal de Corpbanca. Había 800 estaciones de trabajo y nuestra competencia eran los vertederos ilegales”. Sin embargo, la primera tarea era salvar ese mobiliario y ver de qué manera se podían reciclar esas piezas.

“Arrendamos piscinas olímpicas abandonadas, tuvimos que techar otros recintos, apelamos a bodegas con familiares. El objeto principal recolectado de esa oficina eran los cardex, los mejores cardex que he visto, pesaban como 40 kilos. Hubo 600 cardex que no podíamos reparar nosotros y llamamos a Gerdau AZA para que los retiraran, y ver qué podían hacer con ellos. Con una sola llamada telefónica, ellos lograron sacar 40 toneladas de acero que se transformaron en enfierraduras para construcción”, comenta el fundador de Remuebla.

“Dejamos los muebles como nuevos, a las sillas les cambiamos la espuma, las ruedas, las dejamos con las mismas características de un producto nuevo”.

En esa fase preliminar, Remuebla solo apeló al reciclaje, pero el paso siguiente ya se abocó a la fortaleza principal de la empresa: la remanufactura de muebles, en consonancia con lo aprendido en Estados Unidos. Así, cuando llega un pedido de alguna otra compañía, Remuebla retira los muebles en desuso, los separa, los relamina y fabrica productos nuevos a partir de materia prima reutilizada. Encima, ayudan a diseñar la oficina con criterios arquitectónicos sustentables.

“Las dejamos como nuevas, a las sillas les cambiamos la espuma, las ruedes, las dejamos con las mismas características de un producto nuevo”, dice. Y aclara: “Nosotros competimos con los importadores y fabricantes nuevos, no hacemos productos de segunda mano, extendemos la vida útil de los muebles”.

La calculadora sustentable

De acuerdo a los cálculos obtenidos por Remuebla, extrapolados desde Estados Unidos, Chile genera 20 millones de toneladas de residuos al año, de los cuales 800 mil toneladas corresponden a mobiliario. En tanto emprendimiento amigable como el medioambiente, para Remuebla era muy importante contabilizar el impacto que tiene su proyecto. En razón de ello, lograron una alianza con Green Building Council y la empresa australiana Edge Environment. Con la primera validaron el servicio y la remanufactura, y con la segunda crearon una calculadora sustentable, disponible en la página web de la firma, www.remuebla.cl. En el portal figura que en el año 2018, Remuebla recicló más de 40 toneladas de residuos mobiliarios y más de 500 muebles reutilizados.

Así es la calculadora sustentable disponible en www.remuebla.cl.

“Si yo quiero comprar una silla o un cardex, aparece cuánto carbono dejo de emitir, cuántas toneladas dejé de generar, cuánta energía ahorré y cuántos árboles dejé de cortar”, explica el arquitecto.

Además, Remuebla acordó otras dos alianzas muy importantes para la consolidación de su proyecto. Se asoció a dos empresas muy antiguas en el rubro de la construcción de muebles: Bash y Fernando Mayer. “Ellos siempre llegaban a un lugar para un proyecto nuevo y pedían sacar todos los muebles, y ahora se han abierto para generar una estrategia e incorporar mobiliario remanufacturado”, dice Saxton.

“Esta es una manera de reimpulsar la fabricación local a través de la economía circular, ya que ellos perdieron bastante fuerza a raíz de las importaciones de muebles. Estimulamos nuevas técnicas y reutilizando la materia prima existente. Si ellos están dispuestos a cambiar la industria del mobiliario, eso significa que vamos por muy buen camino”, cierra el CEO de Remuebla.