Consumo y Producción / #CongresoFuturo

Sarah Myhre: «En el futuro miraremos la era del plástico como una de las épocas más irresponsables de la humanidad»

La doctora en ecología de la U. de California Sarah Myhre es uno de los líderes globales en el campo de la ciencia climática y la comunicación de la ciencia. Sus líneas de investigación se centran en los registros de sedimentos marinos para comprender cómo los abruptos períodos de calentamiento del pasado se comparan con los cambios que los científicos están observando hoy en día: aumento de los niveles de dióxido de carbono, aumento de la temperatura de la superficie global y aumento del nivel del mar. En esta entrevista conversa con País Circular sobre sus impactos, y qué podemos hacer para evitarlos.

Alejandro Contreras | 29 Ene 2019 a las 6:30 am

Para la doctora en ecología de la Universidad de California, Sarah Myhre, nos encontramos en una era más pesimista de los que muchos podrían afirmar. El efecto de los micro plásticos en los océanos es un factor irreversible desde su punto de vista, y las consecuencias pueden ser observadas en distintos ejemplos de la flora y fauna marina.

Para Myhre, las grandes corporaciones han empujado un estilo de hacer negocios irresponsable y egoísta, el que se contradice con un mundo que terminará siendo más precario para sus clientes.

Hoy es una de las líderes en el campo de la ciencia climática, espacio desde el cual no solamente ha llevado la lucha por contrarrestar los efectos de los gases de invernadero y la contaminación de los océanos, sino que también es un espacio desde el cual ha decidido luchar por otra causa muy contingente en esta época: el feminismo.

«El cambio climático es un problema global que cambia la identidad física, química y biológica del planeta. El feminismo es una herramienta para ver claramente las causas, consecuencias y soluciones a este fenómeno», sostiene.

¿Cuál es su evaluación respecto a los esfuerzos de Latinoamérica para promover el cuidado de los océanos y la preservación de las especies?

Latinoamérica, al igual que Norteamérica, enfrentarán una crisis en la comprensión del embate del cambio climático sobre las leyes de diversidad y el colapso del medio ambiente. Chile estará viendo en el futuro eventos climáticos extremos, ecosistemas oceánicos colapsando, aumento de la severidad e intensidad de los incendios, crecimiento de las mareas y erosión de las zonas costeras. Esto conllevará a que los precios de los commodites básicos aumenten, por lo que no hay nada como el cambio climático hacer las cosas más caras, limitadas e inaccesibles. A menos que tengamos sistemas que lidien con los cambios que se aproximan, solamente hará los pobres más pobres y a los ricos más ricos. Estamos fundamentalmente conectados a la vida en este planeta, el aire que respiramos, el agua que tomamos, estamos conectados a ellos, nuestra salud, nuestros cuerpos, nuestras vidas. Todo lo que suceda al planeta también le ocurrirá a todos los que vivimos en este.

¿Ve a los países dentro de Latinoamérica haciendo esfuerzos para prevenir estos cambios?

Estamos en medio la sexta extinción masiva en el planeta, causada por la actividad humana. El cambio climático no es sobre el calentamiento global, es sobre un cambio en el planeta para siempre, biológica, física y químicamente. Ya estamos atados a un futuro con temperaturas más altas ymás  peligroso que cualquier era conocida antes por la humanidad. Por eso nosotros en el panel internacional respecto al cambio climático trabajamos para ayudar a construir una guía y consensos para lo que debemos hacer.

«Tenemos que cambiar la forma en que son producidos en materiales para que puedan degradarse, para que esta crisis de ingeniería sea abordada por la manufactura, la distribución, y el objetivo debiese ser que los compradores mejoren sus decisiones de compra, no solamente en bolsas plásticas, sino que en todo el plástico. Podemos utilizar la innovación para salir de esta crisis».

¿Qué es lo que indican esas investigaciones? 

Sabemos, por los más recientes reportes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, que debemos reducir las emisiones en los próximos 10 años en un 25%, comparado con las emisiones del 2010, y necesitamos lograr la neutralidad de carbono para el 2050, eso es en 31 años. Tenemos un desafío masivo sobre nosotros. Y el punto de presión debe estar en los ricos y los más poderosos, los países más ricos y las compañías y corporaciones más poderosas, y es por esto que esta es una pelea tan dura.

Un de los temas que más preocupa hoy es la alta presencia de plástico en los océanos, ¿es posible disminuir la cantidad de plástico existente a un punto cero?

Algunos de los impactos del plástico en los océanos no pueden revertirse. No podemos limpiar el micro plástico del agua, no hay forma posible de hacer eso. Lo que tenemos que hacer es cambiar la manufactura y la distribución del plástico, y tenemos que cambiar la forma de consumo. Por ejemplo, el vaso de plástico sobre esta mesa vivirá más que yo, y vivirá más que mis hijos y los hijos de mis hijos. En nuestra sociedad no pensamos el costo de producir este vaso plástico, y cuánto demorará en degradarse.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Tenemos que cambiar la forma en que son producidos en materiales para que puedan degradarse, para que esta crisis de ingeniería sea abordada por la manufactura, la distribución, y el objetivo debiese ser que los compradores mejoren sus decisiones de compra, no solamente en bolsas plásticas, sino que en todo el plástico. Podemos utilizar la innovación para salir de esta crisis, y en el futuro miraremos esta era del plástico como una de las épocas más irresponsables de la humanidad. No vemos claramente las consecuencias y cómo destruimos el medio ambiente a nuestro al rededor.

¿Qué sucederá con la fauna marina con la existencia de estos micro plásticos?

Por ejemplo, cuando hice una investigación en la zona ecuatorial del Pacífico, cuando visitamos las islas de estas áreas, las superficies estaban cubiertas de plástico. Estas son las islas más remotas en todo el planeta. Aves marinas, como los albatros, se alimentaban de la zona y comían del plástico, los pájaros llenaban sus estómagos con este material y luego morían en las playas. La fauna sufre porque el plástico se ha extendido enormemente. Pájaros, focas y otros mamíferos marinos, todos se ven impactados por plásticos muy pequeños o muy grandes. Los plásticos guardan toxinas que se liberan al interior de estos animales, y esas toxinas se acumulan en los tejidos de los animales y se envenenan no solo a través de su sistema digestivo, sino también de otros órganos que afectan su salud.

«Hay muchas maneras de tratar la regulación. Puedes tener impuestos al carbono, puedes regular la cantidad en las emisiones, puedes regular las sustancias que son usadas, necesitamos cada herramienta disponible. Si tuviese cáncer, usaría cada herramienta a la cual tuviese acceso, desde quimioterapia y radiación, hasta dormir bien y comer de forma nutritiva».

¿Qué tan severo ha sido el daño en los corales?

Los corales son animales increíbles. Son simbióticos, tanto con los animales o como con las plantas. El color de los corales proviene de la simbiosis que se produce con las algas que viven dentro de sus tejidos, por lo que estos han sido impactados fundamentalmente por la temperatura, por lo que esta simbiosis se rompe cuando las temperatura suben mucho. Por eso cuando el fenómeno de El Niño se produce en los arrecifes, se producen cambios en los corales. A veces los corales pueden recuperarse por esos cambios en las temperaturas y otras no, por lo que el futuro de los corales está en riesgo. Muchos científicos que estudian a los corales están profundamente preocupados por la supervivencia de la naturaleza que podemos encontrar en todos los arrecifes alrededor del planeta. El plástico afecta al ecosistema de los corales, pero en maneras que no hacen repeler sus simbiosis con las algas, pero sí degradando el ambiente a su al rededor.

Ha existido un debate continuo respecto a quién debe tomar responsabilidad en esta materia, si son los productores, los gobiernos o los consumidores, ¿dónde ve la mayor injerencia?

Lo ves todo el tiempo en estas conversaciones, es algo individual o sistémico. Mi visión es que fundamentalmente es responsabilidad del sistema. Es para esto que son los gobiernos, para lo cual la democracia existe, para emitir leyes y decisiones que beneficien a la gente en su individualidad. A menudo decimos que debemos actuar de una forma sustentable, reducir nuestra huella de carbono, dejar de comer carne, comprar autos eléctricos.

Todas estas soluciones ponen la moral en los límites sociales de los individuos, pero la gente está enferma, es pobre, están lidiando con distintos temas y colocar estos límites cuando no tienen opciones en esta sociedad… si necesitan comprar mercadería, tienen que usar plásticos. Entonces tenemos que mirar a los negocios y las corporaciones que no tienen la voluntad regular porque no beneficia sus utilidades. Esto es sobre hacer dinero. Tenemos que deconstruir el modelo de rentas, y nos enfrentamos ante las más grandes y poderosas compañías que han existido en el planeta, y tienen una responsabilidad fundamental. La carga moral está en esas organizaciones.

¿Y cómo se lidia con esta resistencia al cambio?

Solíamos usar aceite de ballenas para el uso doméstico, y erradicamos una gran parte de la población de ballenas en el planeta en los siglos XVII y XVIII, y hubo resistencia a cambiar eso. No vamos a regresar al aceite de ballena, no es el futuro de nuestra energía. El petróleo y el gas tampoco lo son, y la resistencia se produce por la codicia y el egoísmo. Punto. Su resistencia refleja su carencia de poder ver su rol en el planeta y actuar de una forma que sea responsable con la vida de otras personas. No tengo tolerancia para ese concepto de que hay una razón para que se resistan. La gente es suficientemente rica, no necesitas tanto dinero para ser feliz. No necesitamos más millonarios en el planeta. Lo que necesitamos son oportunidades seguras e iguales para la gente.

¿Está de acuerdo con las políticas de regulación que existen, como el establecer impuestos por contaminación, por ejemplo?

Creo que hay muchas maneras de tratar la regulación. Puedes tener impuestos al carbono, puedes regular la cantidad en las emisiones, puedes regular las sustancias que son usadas, necesitamos cada herramienta disponible. Si tuviese cáncer, usaría cada herramienta a la cual tuviese acceso, desde quimioterapia y radiación, hasta dormir bien y comer de forma nutritiva. Necesitamos cada herramienta disponible para cambiar el comportamiento de estar poderosas corporaciones para poder solucionar estos problemas. No creo que exista una solución, sino que existen miles de soluciones, y necesitamos todas ellas.