Consumo y Producción / Regulación

Frutillar saca primera ordenanza post Ley de Bolsas Plásticas: elimina bolsas para el pan y promueve los materiales biodegradables

Desde la entrada en vigencia de la Ley Chao Bolsas Plásticas, son los municipios los que deberán interpretar algunos de los dilemas aún pendientes para su aplicación, principalmente qué ocurre con las bolsas reutilizables de TNT y polipropileno. En Frutillar, la primera ordenanza bajo este nuevo régimen optó por no prohibirlo, pero sí privilegiar e incentivar los materiales biodegradables. Al mismo tiempo, acelera los plazos para que el pequeño comercio se sume a esta prohibición y opta por bolsa de papel para el pan.

País Circular | 14 Feb 2019 a las 6:30 am
Shutterstock

El pasado 9 de febrero, el municipio de Frutillar publicó su ordenanza municipal para la sustitución y prohibición de bolsas plásticas, la primera desde que entró en vigencia la Ley Chao Bolsas Plásticas que -desde el 3 de febrero- impide su entrega en grandes establecimientos comerciales de todo el país. Y tal como ha ocurrido desde un inicio con los municipios en esta materia, busca ir más allá de lo que establece la normativa a nivel nacional.

La importancia de ello es que serán estas normativas las que irán llenando algunos vacíos que hoy, reclaman algunos, tiene la ley. El principal de esos reclamos viene de la Asociación de Bolsas Reutilizables, pata quienes la redacción de la norma que prohíbe a los establecimientos de comercio “la entrega, a cualquier título, de bolsas plásticas de comercio” es confusa, y no está claro si rige también para las bolsas de TNT (tela no tejida) y polipropileno, ambas reutilizables.

Para zanjar esto, la asociación solicitó en octubre a la Contraloría la emisión de un dictamen que unifique el criterio en todo el país. Y aunque la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, ha especificado que las bolsas cuya entrega está prohibida son las bolsas “de un solo uso”, desde el ministerio también han señalado que la fiscalización de que esto se cumpla dependerá de los municipios, y la aplicación de un juez de policía local y de como el la interprete.

De hecho, por citar un ejemplo, el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, ya realizó un llamado a las empresas a inicios de mes para que retiren las bolsas de TNT y de polipropileno que venden junto a las cajas. “Es un tema a discutir. Por lo menos las bolsas de TNT ahora están permitidas, pero el espíritu de la ley es eliminar todas las bolsas plásticas de un solo uso”, afirmó.

Acelerar el fin de las bolsas en pequeño comercio

Tal como ha ocurrido con las ordenanzas municipales, desde que en 2013 Pucón estableciera la primera en el país que buscaba regular el uso de las bolsas plásticas, la ordenanza de Frutillar busca que el comercio adhiera de manera voluntaria a un sello ambiental que reducirá de manera progresiva del uso de estas para avanzar hacia su prohibición total en la comuna.

“Esto no se fiscaliza mucho, en términos de que si bien es el inspector municipal y Carabineros quienes fiscalizan, el pequeño comercio hoy en día no debiera entregar más de dos bolsas pero no vemos que en la realidad de acá, y de algunas comunas, esté siendo tan estricto».

Cristian Vásquez, encargado de Medio Ambiente de la Municipalidad de Frutillar.

Y en este caso, como ya rige a nivel nacional la prohibición de entrega de bolsas plásticas para el gran comercio, se enfoca en los comercios medianos, pequeños y ferias libres. De acuerdo a la ley, este tipo de locales puede entregar dos bolsas plásticas por cliente hasta agosto de 2020. El objetivo de Frutillar es que el comercio asociado de la comuna lo haga en un plazo máximo de seis meses a contar de ahora.

“Nosotros buscamos acortar ese período, y desde ya empezar a incentivar a los pequeños negocios de dejar de entregar las bolsas plásticas, y en ese sentido solo nos restringimos a la normativa que dice la Ley 21.100, que sean biodegradables o que sean compostables”, dice el encargado de Medio Ambiente del municipio, Cristian Vásquez.

El objetivo del municipio al adelantarse en los plazos para el mediano y pequeño comercio es acelerar la toma de conciencia de los locatarios y de la ciudadanía, y evitar así que al final el cumplimiento de la ley quede sujeta solo a la fiscalización que pueda hacer el único inspector municipal con que cuentan.

“Esto no se fiscaliza mucho, en términos de que si bien es el inspector municipal y Carabineros quienes fiscalizan, el pequeño comercio hoy en día no debiera entregar más de dos bolsas pero no vemos que en la realidad de acá, y de algunas comunas, esté siendo tan estricto. No sé si en Santiago los pequeños locales estén entregando máximo dos bolsas”, dice Vásquez.

La ordenanza establece que la entrega de bolsas plásticas debe sustituirse, de forma progresiva y en un plazo de seis meses, “por elementos biodegradables o que por su materialidad pueda ser reutilizado para el transporte de productos o mercaderías”.

Shutterstock

¿Cómo enfrentan en Frutillar el dilema respecto de las bolsas de TNT y de polipropileno? La ordenanza define como bolsas reutilizables a aquellas fabricadas de un material duradero que permita su utilización sucesiva para dichos fines en un período de tiempo, tales como bolsas de género, tela, arpillera, crea, yute, algodón, poliéster o similares.

Aunque no prohíben expresamente las de TNT, Vásquez explica que “lo que buscamos son las que se consideran biodegradables, y que obviamente tienen que tener algún tipo de certificación, o que sean de tela. Las TNT también contienen plástico y para nosotros tienen una vida útil muy corta, por lo tanto no fomentamos su uso”.

Sin embargo, agrega, “las de TNT la ley no las prohíbe, el primero paso era eliminar la bolsa camiseta. Si los pequeños locales quieren vender de TNT, ya es una decisión de ellos, aunque cuando entreguemos el sello al comercio adherido vamos a sugerirle a la persona que la bolsa reutilizable disponible sea de mejor calidad”.

Fin a la bolsa plástica para el pan

Si bien la ley que prohíbe la entrega de bolsas plásticas de comercio en el país excluye de esta prohibición a las bolsas que “constituyan el envase primario de alimentos, que sea necesario por razones higiénicas o porque su uso ayude a prevenir el desperdicio de alimentos”, la ordenanza de Frutillar incluye un nuevo componente que no está presente en la ley ni en ordenanzas anteriores.

En su artículo 7, señala que los establecimientos y supermercados que comercialicen pan no podrán otorgar bolsas plásticas para dicho producto, disponiendo de bolsas de papel o de otro material autorizado por la presente ordenanza, en base a la adhesión al sello ambiental.

Según explica el encargado de Medio Ambiente del municipio de Frutillar, Cristian Vásquez, esto se explica en que “consideramos absurdo tener que entregar una bolsa de plástico para el pan, porque si bien está permitida en caso de las opciones sanitarias, para el pan no es necesario porque está la alternativa de papel desde hace mucho tiempo, y creemos que podemos buscar que solo se entregue este tipo de bolsas”.