Consumo y Producción / Agricultura sostenible

Enviu: la empresa internacional que alienta la creación de una industria alimentaria circular en Chile

La organización holandesa ha creado tres empresas en nuestro país que estimulan el consumo y producción circular en el rubro de bebidas y alimentos. Con Fresh, su proyecto más avanzado, han logrado reducir la cadena de distribución entre el agricultor y el consumidor final, mientras que Hula crea servicios de packaging reutilizables para restoranes delivery. Por último, DesertSpring, la marca en vías de desarrollo, pretende promover el uso del espino amarillo, un arbusto que revitaliza suelos degradados, y que produce un fruto muy apetecido en la industria farmacéutica.

Con presencia en Holanda, Kenia, India e Indonesia, la empresa Enviu aterrizó en Chile hace aproximadamente un año con dos objetivos en mente: situar a nuestro país como plataforma para instalarse en Latinoamérica y hacer un diagnóstico sobre cuál era la problemática más importante de abordar en lo que refiere a la industria alimenticia.

Esta organización de origen holandés tiene por objetivo resideñar la forma de cultivar y consumir a través de la creación de empresas circulares que eliminen residuos de alimentos, mantengan productos y materiales y regeneren sistemas naturales. Fundada en 2004, Enviu ha creado 16 empresas de impacto ambiental y social positivo en el mundo, tres de las cuales están radicadas en nuestro país. Su directora en Chile es la holandesa Dieuwertje Nelissen, quien expuso los lineamientos generales de Enviu en la primera Feria de Emprendimiento e Innovación de la Asociación de Municipios por la Sustentabilidad Ambiental (AMUSA), que se realizó en enero pasado en la Municipalidad de Vitacura.

Al instalarse en cualquier nuevo territorio, Enviu realiza un diagnóstico que determina cuál es la traba más compleja de abordar para caminar hacia una agricultura sostenible. En Chile, por ejemplo, la firma holandesa detectó que aunque nuestro país tiene “muchos recursos naturales y una economía en crecimiento”, también se producen “enormes cantidades de desechos y esto lleva a un agotamiento de las reservas naturales”.

Asimismo, el análisis sistémico consideró que “hay una gran cantidad de pequeños agricultores con ingresos limitados que carecen de acceso a los mercados y a las prácticas de sostenibilidad actuales”. Del mismo modo, agrega el texto, “Chile enfrenta los efectos del cambio climático a diario: la escasez de agua y la degradación del suelo son visibles para todos”.

El programa adaptado para Chile lleva por nombre Restore Venture Studio y contempló la creación de tres empresas que operan sobre cuatro ejes: economía circular, transporte sustentable, economía inclusiva y alimentos y bebidas.

Del trío de marcas nacidas en nuestro país, Fresh es la que está más consolidada en el mercado. Su lema es “Del campo a tu mesa” y consiste en reducir la cadena de distribución de los alimentos entre el agricultor y el consumidor final. “Hay muchos intermediarios en la cadena. Los agricultores reciben muy poco por sus productos y hay una serie de problemas relacionado con los desechos y la pérdida de alimentos. Además se emplean muchos envases de un solo uso para trasladar la comida. Era bueno entonces resolver el tema de la cadena a través de una sola empresa”, explica Nils Lindeen, cuyo cargo es Venture Builder (emprendedor) de Enviu.

Fresh ofrece la plataforma digital freshapp.cl para que los pequeños campesinos suban sus productos y los puedan comercializar a través de una vía más expedita facilitada por la marca holandesa. Por eso, además de la aplicación, Fresh se encarga de la logística, es decir, de pasar a buscar los alimentos al campo y llevarlos al cliente final. “Por ahora lo hacemos en camiones y camionetas tradicionales, pero pretendemos que en el futuro sea en transportes más eficientes. Igual juntamos pedidos para un solo día y para un sector determinado, de modo tal de emitir menor cantidad de gases de efecto invernadero”.

El piloto que desarrolla Fresh, por ahora, beneficia a cuatro agricultores de las comunas de Curacaví, Maipú y Melipilla, aunque tienen contacto con INDAP en todas las zonas de la Región Metropolitana. “Queremos llegar este año a 30 campesinos y a más de 500 en tres años”, sostiene Nils Lindeen, quien explica que Fresh aplica similar modelo de comercio justo en este rubro para otras empresas que Enviu tiene operativas en Kenia e Indonesia.

Menos plásticos y el espino amarillo

El análisis de Enviu sobre la industria de alimentos y bebidas en Chile es lapidario. Cuenta que desde antes de la cosecha hasta el postconsumo “se produce una enorme pérdida y desperdicio de alimentos”. En algunas estaciones, dice el informe, “se puede perder hasta el 40 por ciento de la producción”. Otro lastre asociado a este particular son los plásticos de un solo uso que “se utilizan para empacar frutas y verduras y para llevar bebidas y alimentos. De los desechos generados anualmente, menos de un 8 por ciento se recicla o incinera. La mayoría va a vertederos”.

En función de eso, Enviu formó la empresa Hula, que se encarga de proveer una solución de packaging reutilizable para restoranes que cuentan con servicio de delivery o takeaway. “Es un proyecto menos avanzado que Fresh, pero que tiene mucha perspectiva de crecimiento. Desarrollamos distintos tipos de packaging sustentables que tengan varios usos. Se parecen mucho a los tupper. Si uno se pone a pensar, cuando uno pide Uber Eats, Rappi o todas esas aplicaciones, los envases se van a la basura de inmediato. Nosotros les pasamos el envase a los restoranes, cuando el cliente los usa los pasamos a recoger y después los lavamos y se los reentregamos”, profundiza Lindeen. Por ahora, trabajan con la empresa Mat On The Go, y el modelo de Hula fue implementado en Chile a partir de la exitosa experiencia de otra marca de Enviu en Indonesia.

Otra de las grandes crisis detectadas en el diagnóstico de Enviu es la escasez de agua y la degradación del suelo en nuestro país. La tercera empresa de la organización holandesa en Chile ataca este problema. Se trata de DesertSpring, una firma que busca incentivar la importación del espino amarillo, un arbusto que revitaliza los suelos erosionados, y proporciona una hoja y un fruto muy apetecido en variadas industrias.

“El espino amarillo es ampliamente utilizado en el mundo para combatir la desertificación de la tierra, por lo tanto, podría servir para regenerar suelos degradados en Chile en las zonas de mayor sequía. Nuestra misión es promover su uso y, además, el fruto -parecido a un maqui, pero color naranjo- puede ser comercializado como un superalimento o para la industria farmacéutica. La hoja también se utiliza en la industria de la ropa”, complementa Nils Lindeen.

El objetivo es realizar un piloto en la zona norte de Chile, ya que el arbusto no es originario de nuestro país, y ver qué perspectivas hay de restaurar esos suelos. “Es una planta que requiere muy poca agua, y si tomamos en cuenta los beneficios que trae el fruto y la hoja, esto puede genera varios beneficios como generar nuevos puestos de trabajo para las comunidades locales”, cierra el Venture Builder de Enviu.