Consumo y Producción / #EmprendimientoCircular

CoFood: la aplicación que evita el desperdicio de alimentos y le da una mano al planeta

A través de esta solución tecnológica, los locales comerciales logran salvar los productos cuya fecha de vencimiento está próxima o que pudieron ser vendidos durante el día. Los clientes, al mismo tiempo, visualizan en la app aquella comida y la pueden adquirir con un 40 por ciento de descuento como mínimo. “Nuestros locales asociados son la mayoría cafeterías, pero a futuro queremos sumar a los hoteles, ya que en los buffets se desperdicia mucha comida”, dice Nicolás Torrealba, fundador y gerente de operaciones de CoFood.

“Come bien, ahorra dinero y ayuda al planeta”, se lee en la página web de CoFood, una empresa que busca combatir el desperdicio de alimentos en los locales comerciales a través del uso de una aplicación en el celular.

La solución tecnológica implementada por CoFood evita que la comida sobrante de las tiendas vaya a parar a los vertederos. Se trata de alimentos que están a punto de cumplir su fecha de vencimiento, o que no se alcanzaron a vender durante el día, que se suben a la plataforma digital a precios más rebajados para los clientes.

“La motivación fue luchar contra el desperdicio de alimentos. Nos tocó ver junto a mi socia a locales que botaban mucha comida, los almuerzos, el pan. Quisimos ver este tema sabiendo además que hay mucha gente dispuesta a comprar esa comida más barata”, dice Nicolás Torrealba, gerente de operaciones y cofundador de CoFood.

Tanto Torrealba como su socia Pierangela Squadritto -CEO de la empresa- se inspiraron en soluciones emanadas desde Europa, Estados Unidos y Australia, países que cuentan con una aplicación para atacar esta problemática. Los otros socios de la compañía son Álvaro Cornejo y Bárbara Barrera.

“Siempre quisimos que fuera un emprendimiento tecnológico”, dice Torrealba, y agrega que “una app lo hace mucho más fácil y portátil en vez de estar sentado frente a un PC, el modelo de negocios nos pedía que fuese una app”.

Hasta ahora, son 24 los locales adheridos a la red de CoFood, principalmente cafeterías de Providencia, Las Condes y Vitacura. Cuando no alcanzan a vender sus ensaladas, pasteles, sándwiches o almuerzos, los suben a la aplicación con un 40 o 50 por ciento de descuento. Los usuarios compran el producto y lo pasan a buscar a la tienda.

“Pueden subir cualquier producto que van a vencer mañana o pasado mañana, pero algunos los ocupan para aumentar sus ventas. El modelo, eso sí, está enfocado al desperdicio de alimentos”, precisa Nicolás Torrealba.

“La motivación fue luchar contra el desperdicio de alimentos. Nos tocó ver junto a mi socia a locales que botaban mucha comida, los almuerzos, el pan. Quisimos ver este tema sabiendo además que hay mucha gente dispuesta a comprar esa comida más barata”.

Nicolás Torrealba, cofundador y gerente de operaciones de CoFood.

Pastelería, lo más requerido

En la página web figura que CoFood ha recuperado casi 500 alimentos desde la puesta en marcha de la aplicación. La mayoría de los productos salvados son sándwiches y pasteles, y los fundadores de la solución digital piden que el descuento sea como base de un 40 por ciento.

A nivel global, y según estimaciones de CoFood, la comida desechada impacta de forma nociva al medioambiente. De acuerdo a esos cálculos, en Chile se botan, entre pérdidas y desperdicios, un total de 3,6 millones de toneladas de comida al año. A nivel latinoamericano, los residuos de comida llegan a 127 toneladas anuales. En el contexto global, la cifra es aun más dramática: 1.300 millones de toneladas anuales.

Todo esto, además, se traduce en una pérdida económica para la industria alimenticia cercana a los 500 millones de dólares al año. Por ello, cree Torrealba, los locales adheridos a la red se han sumado con tanto entusiasmo. “En vez de perderlo todo, recuperan el costo y pierden un poco menos de dinero”, dice, y explica que para que los clientes ocupen la app, basta con bajarla desde el celular e inscribirse de forma gratuita. Los locales que se suman a la red de CoFood, adicionalmente, obtienen un sello que los acredita como “establecimientos que reducen el desperdicio de alimentos”.

La decisión de que el público pase a buscar los alimentos fue sumamente meditada. “Desde un comienzo lo pensamos así, por varios factores. No queríamos generar más congestión dentro de los locales, pues ya tienen Uber Eats, Pedidos Ya, Rappi, etcétera. Queremos alivianar esa pega. Y por otro lado, el objetivo es eliminar las emisiones de CO2, por eso funcionamos con retiro”, explica el fundador de CoFood.

“Funcionamos con retiro del cliente, porque Desde un comienzo lo pensamos así, por varios factores. No queríamos generar más congestión dentro de los locales, pues ya tienen Uber Eats, Pedidos Ya, Rappi, etcétera. Queremos alivianar esa pega. Y por otro lado, el objetivo es eliminar las emisiones de CO2”.

Nicolás Torrealba.

Objetivo 2020: insertarse en la hotelería

Entre febrero y octubre de 2019, el emprendimiento estuvo enfocado en el desarrollo de la aplicación. Esta fue presentada en octubre, pero a raíz del estallido social tuvo que ser relanzada en diciembre. CoFood obtuvo varios fondos: el primero fue el The S Factory del programa Start-Up Chile de Corfo, que otorgaba recursos para emprendimientos liderados por mujeres, en este caso la CEO Pierangela Squadritto. Luego ganaron una extensión para startups de triple impacto económico, social y ambiental. Finalmente, obtuvieron un Capital Semilla de Corfo para continuar escalando el proyecto.

En este nuevo año 2020, la empresa quiere consolidar la aplicación y establecer campañas de marketing digital. La idea es, en el primer semestre, “empezar a incorporar cadenas de hoteles, sobre todo con los desayunos buffet que se botan mucho”, cuenta Torrealba

Del mismo modo, han tenido acercamientos con algunas municipalidades para insertarse en el mundo de las ferias libres, que también desechan muchos alimentos. “Ahí tenemos el desafío de tecnologizar esas soluciones, porque tanto en La Vega como en las ferias libres los pagos son más informales, no son tan digitales. Hemos tenido reuniones con la Municipalidad de Peñalolén por ejemplo. Nuestra idea es incorporarlos también”, concluye el gerente de operaciones.