Consumo y Producción / Tetra Pak

Chile se consolida como pionero en Sudamérica en agua embotellada en cartón

Las marcas Rustika y Just Water (creada por Will Smith) se consolidan como una alternativa para el consumidor chileno a través del embotellado de agua en Tetra Pak. Estos envases contienen principalmente papel, una pequeña capa de aluminio y de plástico, lo que los hace reciclables y ayudan a mantener la calidad del producto. Ya son una tendencia en Estados Unidos y Canadá, y Chile es el primer país de Sudamérica en entrar al mercado con este tipo de formato para agua.

Philip Collins advierte que el agua que recolecta desde una vertiente de un campo de Vichuquén cae por presión natural y, por lo tanto, no se desvía ningún cauce. “Obtenemos el agua a través de energía renovables, que es a través de paneles solares, además generamos empleo a la comunidad de la localidad de la región del Maule”, explica uno de los socios de Agua Rustika, para graficar que desde el origen su proyecto tiene una impronta sustentable.

Fundada hace dos años por Collins y su socio Tomás Alfaro, Agua Rustika destaca, además de ser libre de sodio y con un PH balanceado de 7,5, por ser envasada en un formato que es tendencia en Europa: agua embotellada en cartón.

A través de una alianza con Tetra Pak, Rustika logró implementar un agua de alta calidad envasada en un formato ajeno al vidrio o al plástico, y cuyos materiales son principalmente de fuentes renovables y que además se pueden reciclar. Cuenta con la ventaja, además, que este envase es aséptico. “Es un envase especializado para agua neutra y es aséptico, significa que no se ve afectada su calidad ni se contamina por factores externos”, explica Collins.

“Como no nos gustaba el agua de la llave, quedábamos obligados a comprar agua en envases plásticos para salir a pedalear. Llegamos al cartón porque sabemos de donde proviene la fibra y está certificada. Hoy la gente quiere saber de dónde provienen los productos que llegan a sus manos, y está mucho más familiarizada con conceptos como fuentes renovables. Sabemos que no es una solución definitiva, pero es una mejor alternativa”, agrega el socio de Agua Rustika.

Collins aclara que todos los materiales de la botella se pueden reciclar. “De hecho hasta lo puedes reciclar con tapa”, explica. Del cartón se puede hacer nuevo cartón corrugado, y con el resto de los componentes se puede construir material de construcción como pellet reciclado, agrega el socio de Rustika

Chile: pionero en Sudamérica

Convertido en una tendencia en Estados Unidos y Canadá, Chile fungió como pionero en este tipo de envases en Sudamérica. Al ejemplo de Rustika se suma el caso de JUST Water, empresa de agua creada en EE.UU. por el actor Will Smith y su hijo Jaden en 2015, que aterrizó en Chile en junio de 2018.

Según un estudio de Tetra Pak, el envasado de agua en cartón ha tenido un sostenido crecimiento en toda América. Desde 2016-2017, crecieron en un 140 por ciento los productos (agua y agua saborizada) envasados en cartón. En el período 2017-2018, en tanto, la cifra se incrementó a un 388%. Tras Estados Unidos y Canadá, en la lista de países líderes en la tendencia a nivel panamericano es México y Chile. Básicamente nuestro país figura en ese lugar por el crecimiento de aguas saborizadas, destacan en Tetra Pak.

A nivel internacional, marcas como Flow -una megaempresa que envasa agua en cartón pero que no está en el mercado chileno-, Tetra Pak trabaja con la reseñada marca fundada por la estrella hollywoodense Will Smith. El representante para Sudamérica de JUST Water y con sede en Chile, Paul Martínez, destaca que nuestro país fue el primer país en Sudamérica en insertar en el mercado este formato de agua embotellada, y desde aquí recién hace dos meses se expandió a Brasil.

El envase, también de Tetra Pak, es fabricado en Estados Unidos y llega directamente a Chile. Dentro de sus características, además del cartón certificado, sus plásticos son de origen renovable, ya que provienen de caña de azúcar, además se puede reutilizar “hasta 30 veces”, explica Paul Martínez.

“Yo hice la prueba y la pude reutilizar, incluso con otros productos, unas 30 veces hasta que cedió. Dura un mes. Además, según me contó la gente del Ministerio del Medio Ambiente, por cada reutilización de un producto, uno deja de consumir 4 o 5 botellas de plástico al mes. Además, esto comprende un ahorro importante: porque si bien la de plástico vale más barato, al final terminas comprando más, te sale más caro y le haces daño al medioambiente”, agrega Martínez.

Otro punto importante es que JUST Water, tal como sucede con Rustika, se valen de convenios y/o certificaciones para asegurar que los árboles desde donde extraen el papel sean manejados de forma sustentable. El cartón de los envases de Tetra Pak está certificado por Forest Stewardship Council y en el caso de JUST, además cuenta con la certificación internacional Rainforest Alliance y Empresas B, las que en suma permiten, por ejemplo, que por cada árbol que se utiliza para hacer la botella, se puedan plantar tres a cambio.

Asimismo, agrega Collins, su empresa mantiene una alianza con las organizaciones Todos Reciclamos y Corporación Cultiva. En el caso de la primera, “ellos reciclan el equivalente a todas las aguas que vendemos. Por ejemplo, si vendemos 1.000 aguas, ellos reciclan la misma cantidad de envases Tetra Pak, no necesariamente de Rustika, sino de distintos alimentos como jugos, leche, etcétera”, comenta.

En tanto, Rustika dona el 1 por ciento de sus ventas anuales a Corporación Cultiva, organización que con ese dinero “reforesta árboles en varias regiones de Chile”, agrega Philip Collins.

La visión de la industria de los envases

Para el Centro de Embalajes y Envases de Chile (CENEM), este nuevo formato es una “alternativa” para los clientes en la búsqueda de un formato de agua más limpio y sustentable. “El consumidor y las empresas están buscando alternativas diferentes a lo tradicional. En Chile está tendencia es aún baja, diferente a lo que ocurre en Europa. El consumidor será el que evalúe si esta alternativa es más amigable con el medioambiente que otra”, expresa Mariana Soto, gerenta general de CENEM.

“Efectivamente el cartón es un recurso renovable y que se recicla. Una cosa es que sea 100 por ciento reciclable y otra es que exista la tecnología. Como es celulosa de alto valor, es difícil que vaya a parar a un vertedero, y el polialuminio también puede servir para fabricar otros tipos de productos”, expresa Soto, para quien “en Chile el volumen aún es bajo para invertir en nuevas tecnologías que permitan separar todos los componentes del envase”.

Sin embargo, agrega Mariana Soto, “en la medida en que aumente el consumo y la recolección, esta tecnología se va a poder implementar”.

Efectivamente, con solo dos empresas operando en Chile, el volumen de mercado es aún bajo, pero hay un gran potencial de crecimiento. Por ejemplo, Agua Rústica produce alrededor de 5.000 unidades mensuales (de 330 cc) y se concentra en cafeterías, hoteles y restoranes de distintas ciudades del país, pasando por Santiago, Iquique y Temuco. También tienen sistema de venta por internet e incluso a través de sus redes sociales (Instagram: @aguarustika y Facebook Agua Rustika).

Mientras, JUST Water avanza a pasos agigantados hacia su consolidación en el mercado chileno. Según cuenta Paul Martínez, en noviembre estarán en las cadenas de supermercados y farmacias de todo Chile. El formato disponible en nuestro país es de 500 cc, pero en EE.UU. existe una botella de cartón de un litro. En 2018, complementa Martínez, JUST recibió el premio internacional “The Best Packaging Solution”, del Global Bottled Water Congress realizado en Lausana, Suiza. En Chile, la cuenta de Instagram es @justwatercl.

“La gente al principio no conocía mucho un agua en este formato, pero ahora lo está prefiriendo. A veces las personas nos plantean que el problema es que no se ve el agua, pero otras nos dicen que el agua hasta sabe más rica, que se mantiene mejor la temperatura”, dice Philip Collins, de Rustika, mientras que Paul Martínez de JUST, no sin un dejo de orgullo, dice que en algunos lugares de venta “ya han quebrado stock”.

Más noticias de Consumo y Producción