Consumo y Producción / #EmprendimientoCircular

El envase 100% resina reciclada post consumo que ganó la primera versión del concurso Packaging Innovation Award

La empresa Envases CMF llegó a lo más alto del podio en el primer premio que reconoce la innovación del uso de materiales hechos a partir de envases compostables y reciclables. El concurso distinguió a CMF por fabricar una botella de un endulzante cuyo contenido, además, es orgánico. El segundo lugar fue para la empresa BO Packaging, que lanzó al mercado el primer vaso libre de polietileno y 100% reciclable, y el tercero recayó en Pacific Trading y sus bandejas congelables y horneables en microondas.

Esteban Cabrera, jefe de Sustentabilidad de Envases CMF, recibe su premio.

El jurado del primer concurso que reconoce la innovación en el uso de materiales hechos a partir de envases compostables y reciclables, llamado Packaging Innovation Award, distinguió con el primer lugar a la empresa Envases CMF, que desarrolló una botella 100 por ciento de resina reciclada post consumo para envasar stevia, de la compañía Alimentos Cordillera, que a su vez desarrolla el producto Daily.

El premio fue organizado por la plataforma de innovación, envases y embalajes Co-Inventa, el laboratorio de envases LABEN y la Universidad de Santiago, y busca impulsar una industria más sustentable y empaques más ecológicos en el mercado.

El producto que llegó a lo más alto del podio tardó seis meses en llegar a su versión final. Tras ser encargado por Alimentos Cordillera, Envases CMF empezó a desarrollarlo en marzo hasta llegar a un prototipo cuya entrega comenzó en septiembre. “Participaron las áreas de nuevos negocios, proyectos, operaciones, y calidad e inocuidad”, cuenta Esteban Cabrera, jefe de Sustentabilidad de la compañía ganadora del premio.

A la fecha, han producido 150.000 envases de resina reciclada en el mercado, lo cual era un requisito para participar en el Packaging Innovation Award. La solicitud de Alimentos Cordillera pasaba también por el tipo de producto que querían desarrollar. Ellos querían hacer un producto con características más orgánicas, y decidieron cambiar el contenido y el formato del envase.

“Nos propusieron el desafío. Trabajar con resina reciclada post consumo no es lo mismo que trabajar con resina virgen. Hay que adecuar procesos, el índice de viscosidad intrínseca es fundamental. En este caso la resina se trabaja en inyecto soplado, y hubo que trabajar con un proveedor para lograr niveles específicos y generar la primera botella”, explica Cabrera.

El producto ganador.

Después de varias pruebas, Envases CMF logró un producto convincente, y que cumple con todas las certificaciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), es decir, está autorizado para envasar alimentos. Este es, a juicio de Cabrera, un hito importante, por cuando la botella engarza con el compromiso del Pacto por los Plásticos, a través del cual las grandes empresas garantizan que al 2025 sus envases tengan un 25 por ciento de material reciclado post consumo.

“Nosotros en 2019 estamos sacando un envase 100 por ciento reciclado y estamos dando una señal al mercado de que queremos ser líderes en este cambio de paradigma”, dice Cabrera.

La diferencia entre rescatar la resina desde un residuo a nivel industrial radica en que la resina reciclada es que “llegó a nuestro cliente, estuvo en una góndola, lo usó, lo recicló y por una buena gestión regresó y se fabrica una resina post consumo. Es lo que se busca en la lógica de economía circular”.

La materia prima es obtenida de un proveedor que proporciona la resina post consumo. “Hay una imagen negativa de los plásticos, está muy satanizado. Nosotros participamos en este concurso donde había envases de otros materiales, y nosotros de alguna manera estamos tratando de decir que el uso del plástico depende de la gestión que le demos como sociedad Este envase se puede reciclar sin problema. Queremos que los clientes se atrevan a hacer proyectos de desarrollo e innovación”, agrega el jefe de Sustentabilidad de la empresa, quien cuenta que ya ha habido algunos pedidos de otros clientes para fabricar envases sustentables como el que acaba de ser galardonado.

“Nosotros en 2019 estamos sacando un envase 100 por ciento reciclado y estamos dando una señal al mercado de que queremos ser líderes en este cambio de paradigma”.

Esteban Cabrera, jefe de Sustentabilidad de Envases CMF.

El resto del podio

El Packaging Innovation Awards también distinguió al segundo y tercer lugar. El “subcampeonato” recayó en la empresa BO Packaging, que lanzó al mercado el primer vaso libre de polietileno y 100 por ciento reciclable. Es un producto que está recubierto de una sustancia acuosa que reemplaza el polietileno, por lo que califica como producto reciclable, que además cumple los principios de ser compostable y biodegradable.

Cerró el podio la empresa Pacific Trading, que presentó unas bandejas congelables y horneables en microondas. Se trata de un envase primario, que se puede transportar, congelar, mantener, introducir al microondas y que además es compostable.

El jurado que seleccionó a los tres finalistas estuvo conformado por Alan García, gerente del Hub de Sofofa; Arturo Fernández, del Departamento de I+D+O de Alimentos de Corfo; Guillermo González, del Departamento de Economía Circular del Ministerio de Medio Ambiente; Magdalena Balcells, gerenta de ASIPLA; y María José Galotto, Directora de LABEN Chile y Co-Inventa.

Rodrigo González, gerente de Co-Inventa, plataforma que promueve el desarrollo y la innovación del área de envases y embalajes de alimentos, que pone el foco en el diseño de los productos con el horizonte en economía circular, indicó que “este reconocimiento busca presentar los esfuerzos de innovación a la comunidad que están haciendo las empresas locales, y en este sentido todas las propuestas recibidas mostraron importantes esfuerzos y avances en los desarrollos en un área que no es fácil, con énfasis en sustentabilidad”.