Industria / Reciclaje

Renca y Coca Cola consolidan su alianza con la instalación de 17 contenedores de botellas PET

La Plaza Mayor de Renca fue el escenario del lanzamiento de la campaña de Coca Cola “Un mundo sin residuos”, a través de la cual la empresa pretende recuperar el 100 por ciento de sus envases al año 2030 a nivel global. Uno de los pasos para aspirar a la meta, en Chile, es la entrega de estas jaulas, que serán distribuidas en todo el territorio comunal, y servirán para volver a introducir en el sistema más de tres mil toneladas de botellas plásticas que van a parar a la basura cada año.

FOTOS: José Francisco Aldunate.

Los invitados se frotan las manos a las 10 de la mañana en la Plaza Mayor de Renca. Una bocanada de vapor sale desde sus bocas. Lo disimulan, pero quienes empiezan a tomar ubicación en las sillas frente al escenario, lo hacen al lado de las estufas. Allí se sienten más seguros. El frío matinal obliga a los otros a caminar por el entorno, abrigados hasta el cuello, mientras aguardan el inicio de la ceremonia de lanzamiento de la campaña “Un mundo sin residuos”, a través de la cual Coca Cola pretende recuperar el 100 por ciento de sus envases al año 2030.

Cuando el cielo abre un poco más, las autoridades respectivas se aprestan a hacer sus discursos, tras la presentación del video de la campaña, que sensibiliza sobre el cuidado del medioambiente. En el marco de la citada campaña, Coca Cola dio otro paso más en su alianza con la Municipalidad de Renca: anunció la instalación de 17 contenedores de botellas PET a lo largo y ancho de todo el territorio comunal, buscando reintroducirlas en el sistema como botellas u otorgándoles nuevos usos. Es primera vez que la compañía realiza una entrega de este tipo en cualquier comuna.

“La Municipalidad de Renca es nuestro vecino, así que tenemos que estar muy cerca. Nuestro negocio solo será sustentable si somos responsables con los residuos que generamos. Llevamos trabajando con este municipio en un programa de educación ambiental y ahora instalaremos estas jaulas porque necesitamos consumidores con hábitos de mover las cosas. Que la gente en sus casas pueda segregar las botellas y llevarlas a los contenedores. Ojalá que se conviertan en nuevas botellas, pero si no se puede, al menos que sea un plástico que tenga un valor”, dice José Luis Solórzano, gerente general de Andina Coca Cola, el socio embotellador de la empresa.

“La Municipalidad de Renca es nuestro vecino, así que tenemos que estar muy cerca. Nuestro negocio solo será sustentable si somos responsables con los residuos que generamos”.

José Luis Solórzano, gerente general de Coca Cola Andina.

Las jaulas para botellas PET se empezaron a instalar desde hoy por toda la comuna y el proceso debería estar completo en un mes más. Desde la Municipalidad de Renca, valoran el convenio con Coca Cola y aseguran que los contenedores serán distribuidos en las juntas de vecinos más comprometidas con el resguardo del medio ambiente y el fomento del reciclaje.

En Renca, dice el alcalde Claudio Castro, existía un sinfín de microbasurales. Era el problema que más aquejaba a los vecinos, según ellos mismos contaban. A dos años de asumir en el cargo, señala Castro, existe una red de reciclaje comunal que comenzó justamente con el apoyo de Coca Cola Andina y la Empresa B Kyklos en 14 escuelas públicas de la comuna, fomentando la educación ambiental e instalando puntos limpios en esos colegios. La entrega de las jaulas de botellas plásticas, según el jefe comunal, consolida la alianza con la compañía embotelladora.

“Es importante reciclar las botellas PET. De acuerdo a nuestros cálculos, los residuos domiciliarios de la comuna superan las 56 mil toneladas al año, de las cuales 3 mil toneladas son de PET. Queremos que sea una cobertura realmente equitativa, que permita la cercanía desde todos los puntos de Renca, y optamos por juntas de vecinos que han manifestado un mayor interés medioambiental, porque las jaulas requieren gestión también”, dice el alcalde Castro, quien acusa una “injusticia ambiental” en la comuna producto de la presencia de una termoeléctrica que, según él, es el mayor agente contaminante de la ciudad de Santiago.

“Es importante reciclar las botellas PET. De acuerdo a nuestros cálculos, los residuos domiciliarios de la comuna superan las 56 mil toneladas al año, de las cuales 3 mil toneladas son de PET. Queremos que sea una cobertura realmente equitativa, que permita la cercanía desde todos los puntos de Renca, y optamos por juntas de vecinos que han manifestado un mayor interés medioambiental”.

Claudio Castro, alcalde de Renca.

Cuando el alcalde de Renca habla de gestión se refiere a que las juntas de vecinos deben cuidar los espacios y educar a la comunidad en materia medioambiental. La principal tarea encargada a las organizaciones sociales es enseñar qué tipo de material dejar en el contenedor y, sobre todo, avisar al municipio cuando éste se encuentre en su máxima capacidad. “Muchas veces pasa en comunas que han empezado antes que nosotros, que un punto verde termina convirtiéndose en un punto sucio porque hay ausencia de gestión o porque en el barrio no se entiende cómo funcionan estos elementos”, advierte Claudio Castro.

Al lado de un stand virtual para conocer el ciclo de una botella PET está sacando fotos Andrea Muñoz, presidenta de la junta de vecinos Nueva Renca, una de las organizaciones sociales elegidas para acoger una jaula PET. “Tenemos vecinos muy comprometidos, hay mucha gente que quiere hacer algo. De hecho, apenas supieron que tendríamos una jaula en nuestro sector, empezó a juntar todas las botellas. Sabemos que será un trabajo arduo al principio, que todos no harán caso, que igual llevarán cosas que no corresponden, pero deberemos ser pacientes para educar”, dice la dirigenta social, en cuyo sector cuentan con 670 casas, es decir, más de 2 mil personas.

“Nosotros seremos los supervisores del contenedor, tenemos la intención de incluir a juntas de vecinos de otro sector. Y debemos estar alertas para que la jaula se mantenga limpia y avisar cuando se llenen para proceder el retiro. Queremos trabajar con los niños. Sabemos que generar esta cultura de reciclaje parte desde los niños hacia los padre”, cuenta la presidenta de la junta de vecinos Ciudad Nueva Renca.

Los otros avances de Coca Cola

Coca Cola, en su afán de alcanzar la meta de su campaña “Un mundo sin residuos”, también anunció la incorporación de un nuevo sello “100% reciclable” que estará presente en la etiqueta de agua mineral Benedictino.

“Venimos trabajando en serio. Tendremos reveses, pero esto va más allá de un buen discurso. Estamos trabajando en ecodiseño, menos uso de plástico en las botellas, eliminamos las bombillas. El 50 por ciento de nuestros envases sigue siendo retornable, nos encantaría que todos se cambiaran ahí. En las botellas de agua de medio litro ya redujimos un 38 por ciento del uso de plástico y en jugos la cifra es del 40 por ciento”, comenta José Luis Solórzano, de Embotelladora Andina.