Industria / Minería

Proponen 11 medidas para producir “cobre verde” en Chile y combatir cambio climático

Para revertir la tendencia al alza de las emisiones de gases de efecto invernadero en cinco años, investigador de la UC propone aumentar la eficiencia energética en la cadena de producción de cobre a través de mayores niveles de automatización y optimización mediante la aplicación de Inteligencia Artificial. Asimismo, sugiere modificar los contratos de suministro eléctrico para que las empresas incluyan una mayor participación de Energías Renovables No Convencionales.

País Circular | 2 Sep 2019 a las 10:40 am

El Departamento de Ingeniería de Minería la Universidad Católica (UC) presentó 11 medidas que permitirían lograr una producción de “cobre verde” o de bajas emisiones de gases de efecto invernadero, en un período de cinco años aproximadamente.

Las propuestas son parte de un análisis realizado por el académico Álvaro Videla, quien abordó el consumo y las fuentes de energía utilizadas por la industria del metal rojo, ante el calentamiento global y la tendencia mundial por incorporar tecnologías sustentables con el medioambiente.

“Para 2029 se espera una producción de cobre fino de siete mil millones de toneladas métricas, que demandará más energía y generará mayores emisiones de gases de efecto invernadero. Esto en un escenario sin cambios en las tecnologías y fuentes de energía”, señaló el autor de las medidas.

El profesor de Ingeniería UC valoró las actuales iniciativas de eficiencia energética que vienen desarrollando las empresas mineras. Sin embargo, agregó que la industria debe lograr que el metal rojo sea considerado un producto con una huella de carbono neutra o baja.

“La minería chilena tiene la oportunidad de incorporar nuevas tecnologías y liderar la producción sustentable y sin emisiones en el mundo. Este desafío implica una estrecha colaboración del sector con el gobierno, las universidades y los proveedores, entre otros”, destacó Álvaro Videla.

Para revertir la tendencia al alza de las emisiones de gases de efecto invernadero en cinco años, el investigador UC propone aumentar la eficiencia energética en la cadena de producción de cobre a través de mayores niveles de automatización y optimización mediante la aplicación de Inteligencia Artificial.

Asimismo, el académico sugiere modificar los contratos de suministro eléctrico para que las empresas incluyan una mayor participación de Energías Renovables No Convencionales. Esto considera además migrar del diésel al gas natural en todo proceso en que no afecte la productividad.

Actualmente las iniciativas de eficiencia energética de las empresas mineras se suman al cambio de la matriz de producción de electricidad, que obliga a tener un 20% de la energía producida desde fuentes de Energías Renovables No Convencionales hacia el año 2025.

El análisis propone también el empleo de sistemas In Pit Crushing and Conveying para el chancado y transporte de mineral, así como la utilización de camiones trolley en las minas para reemplazar el diésel por electricidad.

En paralelo, el académico de Ingeniería UC plantea la utilización de equipos de prechancado, para reducir el consumo de energía en la molienda SAG, mientras se aumenta la productividad y eficiencia energética de la molienda.

Las otras propuestas consideran promover la utilización de HPGR en lugar de moliendo SAG por su alta eficiencia energética para minerales apropiados, así como la utilización de celdas de flotación de bajo consumo de energía, una tecnología reciente que está siendo adoptada por las empresas.

El investigador sugiere a su vez insistir en la utilización de espesadores de pastas o explorar el uso de filtros en los relaves para reducir el consumo de agua fresca, principalmente en plantas concentradoras.

Por otra parte, el análisis estima necesario impulsar sistemas de almacenamiento de energía a gran escala. Además el desarrollo del hidrógeno de cero emisiones de gases de efecto invernadero como nuevo portador de energía.

La producción de cobre fino en Chile creció de unos 4,7 a 5,6 millones de toneladas métricas durante el período 2001-2016 según Cochilco, aumentando el consumo de energía en un 67% y las emisiones de gases de efecto invernadero en un 74%.

* Fuente: Ingeniería UC