Ciudad / The Guardian

Una ciudad asfixiante: la ciudad más contaminada de América lucha por cambiar

El humo de la madera ahoga a Coyhaique, Chile, en junio y julio. Sin embargo, a pesar de que según un estudio de la OMS es la peor de las Américas, los residentes son reacios a modificar sus hábitos.

País Circular | 17 Jul 2019 a las 4:52 pm

“Nací y me crié junto a una fogata “, dice con orgullo Yasna Seguel, mientras los copos de nieve húmedos golpean contra la ventana de la cocina detrás de ella y las llamas de color naranja calientan una tetera. Una mancha de color amarillo tabaco se empapa en el mantel cuando ella coloca su mate para seleccionar un tronco nuevo para el fuego.

Cada noche, durante los fríos meses de invierno de junio y julio, la ciudad sureña de Coyhaique, la más poblada de la región de Aysén en la Patagonia chilena, se ve sofocada por un manto espeso y fragante de humo de madera que se adhiere a las laderas.

Con la ciudad situada entre dos crestas montañosas, al este se encuentra el Océano Pacífico y detrás de la abrupta elevación al otro lado del valle se encuentra Argentina: hay muy poco viento para barrer el humo por el valle y alejarlo. En cambio, la inversión térmica comprime la nube en un denso escudo que asfixia a la ciudad.

Un estudio realizado en 2018 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 4.357 ciudades de 108 países de todo el mundo demostró que Coyhaique tiene la peor calidad de aire en las Américas, y que ocupa el puesto número 139 en el mundo.

“Coyhaique se limita a un área que es increíblemente desfavorable en términos de ventilación”, dice Nicolás Huneeus, profesor asistente en el departamento de geofísica de la Universidad de Chile, que trabaja para controlar la contaminación del aire en todo el país. “Agregue bajas temperaturas y leña barata a la mezcla, y el problema no es uno que podamos resolver sin un esfuerzo sostenido y coordinado”.

En mayo de 2016, el gobierno chileno declaró a Coyhaique “saturado” por partículas finas dañinas (PM2.5) que están relacionadas con enfermedades cardiopulmonares y cáncer de pulmón. Las directrices de la OMS estipulan que la concentración de estos niveles de PM2.5 no debe exceder un promedio de 25 μg/m3 durante un período de 24 horas.

Ya en este año, Coyhaique ingresó en el rango promedio diario de “pre-emergencia” del Ministerio del Medio Ambiente 19 veces, establecido en una concentración de partículas PM2.5 de entre 110 y 179 μg/m3, y aumentó a niveles de “emergencia” de más de 180 μg/m3 en 11 ocasiones. En estos días de emergencia, los coyhaiquinos solo pueden usar un calentador por hogar y se prohíben las chimeneas de hogar abierto. El ejercicio al aire libre también está restringido, con los niños de la escuela obligados a permanecer en el interior.

A pesar de la contaminación, muchos residentes son reacios a alejarse de la leña como fuente de combustible.

Tras mudarse a la ciudad hace más de 50 años, Marta Muñoz ha desarrollado una afección respiratoria crónica y debe estar conectada a un suministro de oxígeno en todo momento. Su condición hizo que su esposo, Luis Espinoza, sacara la estufa de leña de su cocina hace tres años, reemplazándola con dos calentadores de parafina; Muñoz dice que extraña el calor de un fuego de leña.

“Solíamos poder asar un cordero entero en nuestro horno mientras calentábamos la casa al mismo tiempo”, recuerda con cariño, mirando por la ventana hacia donde ahora se encuentra la estufa en el patio frío.

A pesar de los niveles peligrosos de PM2.5, Coyhaique está por debajo del promedio nacional de incidencia de enfermedades respiratorias, y las enfermedades cardiovasculares son la segunda causa de muerte en Aysén detrás de los cánceres, mientras que son las primeras en general en Chile. No obstante, según los datos del hospital regional de la ciudad, las molestias respiratorias han sido la principal causa de ingreso en Coyhaique cada año desde 2016, así como en la primera mitad de este año.

Seguel se sienta en un taburete de madera al lado de la parrilla de fuego abierta, la ropa de lana de su nieto se seca en un estante bajo detrás de la estufa y un hervidor de lata silbando suavemente, y explica que no cambiaría ninguno de los dos a un combustible más limpio y con menos emisiones, incluso si fuera más barato que las bolsas de troncos secos que compra cada día. “¡El calor de la madera calienta toda la casa y es muy agradable! Con otros combustibles, tan pronto como se queman la habitación se enfría, mientras que las brasas de madera se queman durante horas “, dice ella.

Seguel ha solicitado recientemente una subvención del gobierno nacional para aislar su casa, que compró al Estado hace ocho años, pero que está inadecuadamente revestida para los meses de invierno. Más allá de las agrupaciones de viviendas sociales de Coyhaique, la calidad de la construcción en otras partes de la ciudad, que es en gran parte informal y no está regulada, es un problema perenne que va más allá de las opciones de combustible.

Uno de los programas emblemáticos del Ministerio del Medio ambiente consiste en el intercambio de estufas de leña por una alternativa más limpia que quema pellets. Los residentes que tienen fuego de leña en sus casas pueden solicitar que su estufa sea retirada y destruida, y reemplazada por una estufa de pellets por el Ministerio del Medio ambiente de forma gratuita. Si bien el uso ha sido constante desde que comenzó el programa en 2011, no ha sido fácil persuadir a los coyhaiquinos para que renuncien a su leña por el pellet, un poco más caro pero más limpio.

Otros programas y subsidios también se han dirigido a la reducción de emisiones. Se ha renovado un plan para certificar la sequedad de la madera para este año, y los vendedores recibieron una ventana que se cierra el 31 de julio para formalizar sus negocios y demostrar que la madera que venden está secada adecuadamente. Un sistema de calefacción regional, el primer programa de su tipo en Chile, tendrá un conjunto inicial de 90 hogares para ser calentado y provisto de agua caliente con calentadores de biomasa, con el potencial de que el proyecto se amplíe a 1,095 hogares.

Daniela Rauld, quien lidera el grupo de evaluación del gobierno municipal, dice que las actitudes deben cambiar. “Para hacer este cambio cultural, tenemos que encontrar una solución que aborde la causa raíz del problema que sea técnica y económicamente viable”, dice ella.

Los coyhaiquinos son muy conscientes de que su calidad del aire es pobre en invierno (se les dice con suficiente frecuencia), pero no todos están dispuestos a cambiar las tradiciones con las que han crecido.

Rauld cree que la regulación debe tomarse más en serio. “Si pasas con un camión lleno de chaquetas de cuero falsas, la policía te detendrá y emitirá una multa, naturalmente”, agrega. “Pero los camiones de madera pasan de día en día, contaminan nuestro aire y no contribuyen con impuestos, ¡y nadie dice nada!”

* Publicado por The Guardian / John Bartlett  Lea la versión original aquí