Agenda 2030 / Cumbre Climática

Gobierno informa decisión de cancelar realización de la COP25 en Chile ante el escenario de crisis social en el país

Presidente Piñera afirmó que decisión obedece a la situación actual del país, “y considerando que nuestra primera preocupación y prioridad como Gobierno es concentrarnos absolutamente en, primero restablecer plenamente el orden público, la seguridad ciudadana y la paz social”. Mientras algunos sectores valoraron la medida, otros, principalmente desde el mundo ambiental, criticaron la decisión en un momento de urgencia frente a la emergencia climática. Pese a esto, Chile mantendría la presidencia de la COP hasta el próximo año.

Jorge Molina Alomar | 30 Oct 2019 a las 12:30 pm
Prensa Presidencia

“Nuestro Gobierno -con profundo dolor- ha resuelto no realizar la cumbre de APEC para noviembre, ni tampoco la cumbre de la COP25. Sentimos y lamentamos profundamente los problemas e inconvenientes que esta decisión va a significar tanto para la APEC como la COP”.

Con estas palabras, el Presidente Sebastián Piñera puso hoy la lápida a la realización de Cumbre Climática de Naciones Unidas en Santiago a inicios de diciembre próximo. Una cita que las organizaciones ambientales y distintos sectores pedían que se mantuviera, pero que durante los últimos días enfrentó varias voces pidiendo su cancelación para que el gobierno se enfocara en resolver la conflictiva situación interna, así como la solicitud de parlamentarios europeos de que la COP no se celebrara en Chile hasta que “se respeten los Derechos Humanos” en el país.

Este fue precisamente el argumento que esgrimió Sebastián Piñera para la suspensión de ambas citas internacionales, al hacer el anuncio flanqueado por el Canciller Teodoro Ribera y la Ministra del Medio Ambiente Carolina Schmidt. “Las difíciles circunstancias que ha vivido nuestro país y que hemos vivido todos los chilenos durante las últimas semanas, y considerando que nuestra primera preocupación y prioridad como Gobierno es concentrarnos absolutamente en, primero restablecer plenamente el orden público, la seguridad ciudadana y la paz social”.

La decisión del gobierno llega dos días después de un encuentro convocado por la ministra Schmidt con el Comité Asesor Presidencial de la COP25, en la Cepal, donde se discutió con los asesores cómo buscar una forma de conectar la cumbre con las demandas de la ciudadanía ante el “fuerte remezón” que se registra en el país y bajo la premisa de que el desarrollo sustentable es un requisito esencial para avanzar en equidad y justicia social.

Las primeras reacciones al anuncio llegaron desde el Congreso, donde en general los parlamentarios valoraron la decisión del gobierno. “Una decisión correcta y necesaria, dada las circunstancias que atraviesa Chile. Los que apoyamos eventos como éstos debemos ser responsables, primero de asumir y trabajar por nuestra crisis interna y no aparentar lo que no somos”, dijo el senador Manuel José Ossandón en su cuenta de Twitter.

Por la misma vía, el senador Ricardo Lagos Weber afirmó que “la actual situación política que enfrenta el gobierno hacia imposible poder desarrollar ambas cumbres… un costo fuerte para nuestra política exterior…un acto de realismo… ahora es necesario aplicar dosis d realismo a nuestros desafíos nacionales”.

Entre los críticos a la decisión presidencial se situó el senador Guido Girardi, Presidente de la Comisión de Medio Ambiente del Senado, quien consideró “lamentable que uno de los encuentros más importantes para la humanidad, que era la COP25, que es tal vez una de las últimas oportunidades que tienen los ciudadanos, los seres humanos, de poder rectificar un destino que puede ser catastrófico (no se vaya a hacer)”, señaló a Emol.

“Esta COP no era la COP de Chile -agregó Girardi-, era una COP del planeta, Chile se comprometió a justamente poder desarrollarla pero lamentablemente esto no va a poder ser realidad. Creo que aquí ha habido una falta de responsabilidad del Gobierno, creo que Chile debió haber hecho la COP de todas maneras (…) No habrá COP25, no se podrá desarrollar este año ni en Chile ni en ninguna parte del mundo. Eso es tremendamente lamentable”.

“Es una mala señal política”

Para el director ejecutivo de la ong FIMA, Ezio Costa, se trata de una decisión lamentable, porque “obviamente queríamos que la COP25 se hiciera acá, y además es importante que la COP se lleve a cabo. Independiente de la crisis social de Chile, es extremadamente relevante que la COP funcione porque lo que se está discutiendo acá es el futuro de la humanidad completa, no solamente el futuro de Chile. Chile tiene una responsabilidad como Estado, no como gobierno, de tener la presidencia de la COP, y por lo tanto hacer que las cosas funcionen y lo hagan adecuadamente”.

“También es una mala señal política que no se haga -agregó Costa-, la COP es en un mes más y si el gobierno cree que no puede asegurar la seguridad de las personas en un mes más quiere decir también que no tiene mucha voluntad de dar respuesta a las razones de las movilizaciones, y eso tiene que ser preocupante para todos. También porque tanto la APEC como la COP iban a poner los ojos del mundo sobre lo que está sucediendo en Chile, sobre las violaciones a los Derechos Humanos, y eso también se está perdiendo. Nos estamos aislando, y eso jamás ha sido bueno”.

¿Qué rol tendrá ahora Chile en la COP? Según informaron desde el gobierno, tras el anuncio de cancelación de la cumbre el Presidente Piñera conversó con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, para comunicarle la decisión, y afirman que este señaló que Chile mantendrá la presidencia de la COP hasta el próximo año, hasta la realización de la COP26 en Inglaterra. En ese escenario, se mantiene con el rol de encabezar y encausar las negociaciones que se den en la cumbre.

Posteriormente, en una escueta declaración, la secretaria ejecutiva de ONU Cambio Climático, Patricia Espinosa, señaló que “en el día de hoy, el Gobierno de Chile nos ha comunicado que no albergará la COP25 en vista de la difícil situación por la que atraviesa el país. Actualmente, estamos explorando opciones alternativas para su realización”.

Según versiones y rumores surgidas la semana pasada, una de las posibles sedes que podrían acoger la realización de la COP25 en la sede del Fondo Verde del Clima (GCF, por sus siglas en inglés), que tiene su sede en Songdo, Corea del Sur. Hoy surgieron otras versiones que han llegado hasta miembros del equipo negociador, respecto de que la cita podría realizarse en la sede de la COP en Bonn, Alemania, entre el 7 y el 21 de diciembre.

En ese escenario, solo se mantendría la negociación más técnica de la Conferencia de las Partes se mantendrá inalterable, con el objetivo de sacar el Artículo 6 y avanzar con la implementación del Acuerdo de París de cara a la próxima COP, en que se deben entregar los nuevos compromisos nacionales (NDC) de los países firmantes del acuerdo.

Otra duda es que pasará con el impulso a las políticas climáticas que se estaba desarrollando en Chile en torno a la realización de la COP en Santiago, entre ellos la propuesta de un nuevo NDC del país, cuyo proceso de consulta pública fue aplazado por el gobierno en el escenario de crisis actual.

Para Ezio Costa, es importante que “los programas de acción climática sigan adelante, porque Chile sigue siendo un país en riesgo. Parte de la crisis social es la crisis ambiental, y por lo tanto esperamos que este gobierno -y los que vengan en el futuro- no dejen de lado las cuestiones ambientales y climáticas, porque eso es dejar de lado a las personas, y a las personas más vulnerables, que son las que más sufren hoy y van a sufrir en el futuro con estos problemas”.