Industria / Reciclaje

Lucart, el papel hecho con envases de cartón para bebidas reciclado que busca abrir un nuevo camino de productos del reciclaje

La Ley REP ayudará a traccionar una nueva industria de productos reciclados en Chile, pero aún hay productos donde desarrollar soluciones a gran escala. Lo que no significa que no existan. Una muestra de ello es Lucart Chile, que trae desde Italia una línea completa de papeles hechos con envases de cartón para bebidas reciclado transformados en servilletas, toallas higiénicas y una serie de productos industriales y domiciliarios. El envase se aprovecha completo: el cartón se transforma en papel, y el plástico y aluminio en los dispensadores para este. Solo sus ventas durante 2019 en el país implicaron el reciclaje de casi un millón y medio de envases. Y su intención a futuro es montar una planta que lo haga en Chile.

Jorge Molina Alomar | 18 Mar 2020 a las 6:00 am

¿Qué hacer con todos los materiales que se recolectarán en un escenario de reciclaje a gran escala en Chile? Esa es la gran pregunta, y uno de los principales nudos a resolver, en momentos en que se prepara la implementación de la Ley REP en Chile. Existen avances en proyectos piloto de reciclaje masivo desde los domicilios en varias comunas, se proyecta la construcción de grandes centros de separación de residuos y existe una industria incipiente de recolección y valorización en el país, pero desarrollada solo para algunos productos específicos, principalmente el plástico PET y los vidrios.

Hoy la situación es distinta para otro tipo de productos, como muchos de los plásticos de consumo masivo, las latas de bebidas, y los envases de cartón para bebidas. Aunque ya existen algunas soluciones puntuales, y nuevos proyectos en marcha, los productos aún son limitados. Lo que no significa que no existan soluciones en el mundo; las hay, y muchas, en países que llevan más de dos décadas con programas de reciclaje intensivo, como los europeos.

Esto es precisamente lo que llevó a Juan Carlos Vergara, representante de Lucart en Chile. Después de años trabajando en la industria del papel tissue en el país, comenzó a buscar una solución a este problema. “Me di cuenta que faltaba un papel que fuera distinto a lo que ya había en el mercado, una alternativa ecológica y que fuera de buena calidad. Busqué durante un año distintas alternativas para traer el mercado, y entonces conocí a la empresa italiana Lucart, que hacía productos reciclando en un 100% las cajas de cartón para bebidas, y decidí traerlo a Chile”.

En términos simples, lo que se hace en la fábrica en Italia es tomar los envases de cartón para bebidas y transformarlos por completo en nuevos productos. Cada envase está compuesto en más de un 70% de origen renovable ( cartón certificado), y en menor medida polietileno y aluminio. Una vez recolectado, el cartón se transforma en pulpa con el que se fabrica papel y nuevos productos.

En el segmento de los papeles tissue, Lucart Chile tiene ya dos líneas de productos: una para el consumo fuera de hogar, que básicamente tiene que ver con el formato industrial para oficinas, clínicas, baños públicos, restaurantes; y otra línea que es el consumo hogar, que son productos como papel higiénico, servilletas o toallas desechables, y que se encuentra en los supermercados.

“Hoy tenemos un portafolio bien surtido en Chile, con una decena de productos que cubren toda la gama y llegamos a todos los nichos, hechos en un 100% con cajas de cartón para bebidas recicladas. Y en esto también hacemos partícipes a las empresas, a nuestros clientes, porque nos interesa que visibilicen el rol ecológico que tienen. No solo que vendan el producto, sino que muestren hacia sus trabajadores y hacia sus clientes que están jugando un rol en la sostenibilidad”, dice Juan Carlos Vergara.

“Del reciclaje de los envases -agrega- sacamos la fibra, el papel, pero también aprovechamos el plástico y el aluminio del envase, de donde sacamos todo el material para hacer los dispensadores de los productos. Entonces, aprovechamos el envase completo, y ese si es un plus”

Juan Carlos Vergara, representante de Lucart en Chile.

Por ello, entre otras cosas, le cuantifica a sus clientes cuántos árboles se dejaron de talar, cuantas cajas de cartón para bebidas se reciclaron para fabricar sus productos, y cuántas emisiones de CO2 se dejaron de emitir al evitar incorporar materiales vírgenes a sus productos.

De hecho, todos los productos distribuidos en el país durante 2019 por Lucart Chile implicaron la recuperación de 1 millón 468 mil envases de cartón para bebidas, se dejaron de talar 614 árboles de tamaño medio y se evitaron 38,4 toneladas de emisiones de CO2.

Aprovechar el envase por completo y promover el consumo responsable

“La conclusión básica del trabajo que hacemos es que los envases de cartón son aprovechables en un cien por ciento”, afirma Juan Carlos Vergara, de Lucart Chile. “Del reciclaje de las cajas -agrega- sacamos la fibra, el papel, pero también aprovechamos el plástico y el aluminio del envase, de donde sacamos todo el material para hacer los dispensadores de los productos. Entonces, aprovechamos el envase completo, y ese si es un plus”.

Estos dispensadores de servilletas, de papel higiénico, de toallas absorbentes, se van rellenando y tienen una vida útil que fácilmente puede llegar a los 20 años, pero tienen otra ventaja: invitan a la gente a utilizar solo lo necesario, a realizar un consumo responsable, porque solo entregan una hoja a la vez.

“Los dispensadores están hechos para que saques una servilleta, y que esa servilleta sea de buena calidad, suavidad y resistencia, y cumpla su propósito. Con este sistema, por ejemplo, se puede reducir el consumo de papel higiénico hasta en un 60% porque favorece un consumo de lo que realmente se necesita, y es más higiénico también”, explica Juan Carlos Vergara.

Hoy están trabajando un nuevo formato de entrega de sus productos para ayudar a cerrar aún más el círculo. Una de las quejas que han recibido es que pese a todo el esfuerzo, los productos para el hogar venían finalmente envueltos en un envase plástico. “Eso era muy difícil cambiarlo en términos de logística, porque en el transporte se podía romper el envase, pero lo que logramos hace poco en la fábrica -y lo voy a incorporar en abril- es que la toalla de mano y el papel higiénico venga en envoltorio papel. Esperamos llegar a la gente solo con papel reciclado, sin plástico”, afirma.

Una de las empresas que ya reemplazó todo el papel en su oficina por el de Lucart fue justamente Tetra Pak, donde señalan se generó una gran aceptación por parte de los empleados y visitas, incluso generando un ahorro económico en el cambio.

“En línea con nuestro compromiso con fomentar una economía circular baja en carbono, Lucart es un claro ejemplo que el reciclaje de envases de cartón para bebidas es una realidad y una gran oportunidad, por lo cual estamos incentivando a que empresas nacionales ligadas al negocio de la celulosa, tissue o paneles, se atrevan a incluir fibras recicladas en sus procesos productivos, generando un ahorro de costos y un menor impacto al medio ambiente, entre otros beneficios”, comenta Ricardo Honorato, experto de economía circular de Tetra Pak Chile.

¿Es viable hacerlo en Chile?

La implementación de la Ley REP y de los sistemas de gestión de residuos que están creando en Chile para la recolección domiciliaria de reciclaje requerirán sin dudas de este tipo de soluciones, pero también que se hagan en Chile. Y ese es uno de los intereses de Juan Carlos Vergara.

“Mi interés es hacerlo en Chile, veo factible y viable hacerlo acá. Tengo la intención de partir al menos con dos líneas de producto para empezar a fabricar en el país, solo nos falta la materia prima para empezar a hacerlo. Pero insisto, es muy factible”, afirma Vergara.

Esto, agrega, es parte de un proceso ligado al reciclaje que tiene un componente de sostenibilidad, pero también una parte comercial. “Por ejemplo, hay empresas que producen sillas en base a reciclajes del plástico, pero para eso también hay una cadena anterior que es la personas que recicla los envases, y antes de ella el que los recolecta. Entonces, en el tema del papel el problema que tenemos es que aún no se recicla lo suficiente para poder producir. ¿Cómo lo hacen en Italia? Hay una cadena de recicla a través de municipios, de colegios, de instituciones, y hay un canal recolector que va juntando. Hay alguien que toma el producto reciclado, lo limpia y te lo vende”.

Lo que se espera en Chile es que la implementación de la Ley REP genere ese impulso de recolección de grandes volúmenes de material reciclado. Y a esto se suma, dice Vergara, un cambio de conciencia en los patrones de consumo y producción que va avanzando en el país.

“Cuando se prohibieron las bolsas plásticas en el comercio, creo que se produjo un cambio de mentalidad en el consumidor final, en el usuario final, de que tiene que reciclar y tener una conciencia, que tiene que comprar productos que vengan del reciclaje y ojalá compostables. Hay más conciencia en el tema ecológico en los últimos años que hace unos años atrás, y el crecimiento ahora último ha sido mucho más fuerte. Hay una mayor demanda, la gente entiende, y demanda”, afirma.

En esto han incidido con fuerza también, agrega, los cambios normativos. “Tenemos muchas empresas que nos piden productos porque se los exigen. Si bien algunos tienen asumido un rol más de sostenibilidad -que es lo que nos gusta-, también hay otras que lo hacen por exigencia, y eso también es parte del rol de las políticas públicas”.

“Este cambio indudablemente lo he visto con mis productos”, agrega Vergara. “Hace diez años, cuando trabajaba en la industria del tissue, llegabas con un papel que no era tan blanco donde el cliente y muchos te reclamaban, porque quería que el papel fuera blanco. Y el papel de reciclaje es beige, que es un color natural, y lo que hemos visto es que ese tema ya no existe tanto. Hay mucha más conciencia afuera, pero yo he visto mucho avance en chile. Muchísimo”.