Ciudad / Territorio especial

Autoridades de Rapa Nui critican escasos avances y falta de inversión a nueve meses de la declaración de estado de latencia en la isla

Según la presidenta del Consejo de Gestión de Carga Demográfica de la isla, Luz Zasso Paoa, la última medición del índice que mide la capacidad de carga en ese territorio subió de 0,84 a 0,85, con lo cual el territorio se mantuvo en estado de latencia. Si bien Zasso reconoce algunos avances en variables como agua, salud y energía, llama al gobierno a proveer los recursos suficientes para sacar a Isla de Pascua de ese estado. El alcalde isleño Pedro Edmunds, en tanto, cree que la fórmula de solución pasa por un aumento sustantivo del presupuesto municipal para implementar las medidas.

Shutterstock

A nueve meses de la publicación en el Diario Oficial de la declaratoria de estado de latencia por carga demográfica en Rapa Nui -esto es un punto intermedio entre óptimo y saturado-, la isla no ha cambiado sustancialmente su fisonomía. En plena época estival, Isla de Pascua no ha bajado sus índices de latencia, es decir, la capacidad de sus servicios aún no cubre las necesidades en el escenario de un aumento progresivo de la población.

Desde que se publicó el decreto supremo 1428 del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, en mayo de 2019, la isla solo registró una medición, que se inició en agosto de ese mismo año y culminó en noviembre. El Consejo de Gestión de Carga Demográfica de Rapa Nui, presidido por Luz Zasso Paoa y encargado de hacer cumplir la ley 21.070 que regula la permanencia en ese territorio, determinó que el Indice Pascua (IPA) -un algoritmo creado por el Programa de Planes y Proyectos Urbanos de la UC- incluso subió de 0,84 a 0,85 (el estado de latencia se encuentra entre los valores 0,73 y 0,99 donde 1 significa saturación).

“No se ha podido bajar el indicador para volver al estado de normalidad. Existe la voluntad de aplicar la ley, pero ahora se deben analizar las molestias y problemas causados, porque no se tenía claro cómo podía afectar al empresariado tanto turístico, restaurantes y otras líneas comerciales. La fiscalización ha sido lenta y, como toda ley, está ajustándose”, comenta Luz Zasso, presidenta del Consejo de Gestión de Carga.

El Modelo de Capacidad de Carga (MCC) elaborado por académicos de la UC, liderados por el profesor Roberto Moris, estableció 21 variables para analizar. 12 de esos 21 factores arrojaron resultados para medir según su nivel óptimo, latencia y saturación.

De esas 12 variables, tres fueron decretadas en latencia (residuos sólidos en el vertedero, la lengua rapanui y la cobertura de educación) y otras cinco en saturación (energía eléctrica, brecha entre oferta y demanda de peces, sobrepoblación de ganado, cobertura de salud y ocupación urbana y vivienda. Sin embargo, cuando asumió el gobierno de Sebastián Piñera, el Congreso pidió llegar a un solo número y así nació el llamado Índice Pascua (IPA).

Entre los principales instrumentos de gestión que activó la ley 21.070 para proteger el ecosistema de la isla figura la restricción de residencia para los visitantes, sean chilenos o extranjeros. Esa medida ya entró en vigencia, aunque todavía no hay cifras sobre cómo esta reducción ha impactado positivamente a la isla.

Otra acción que moviliza la ley es la implementación de un plan de gestión para rescatar a la isla de ese nivel de latencia y saturación y, al mismo tiempo, mantener aquellas variables que aparecen en el rango óptimo.

Según el coordinador del Ministerio del Interior para Rapa Nui, René de la Puente, dicho plan de gestión solo espera la firma del Presidente Piñera para entrar en curso. “Lo que dice la ley es que este plan dura cuatro años, pero a los dos años puede ser revisado junto con el Consejo de Gestión de Carga de la isla. Se puede reabordar y se redireccionan recursos”, explica De la Puente.

“Faltan ajustes y recursos para que la ley funcione como corresponda. Falta educación sobre la ley y su aplicación (…) Los dineros para realizar las mitigaciones no han salido. La Subsecretaría de Desarrollo Regional (SUBDERE) contrató al BID para hacer el levantamiento del plan y aún no ha habido resultados”

Luz Jasso Para, presidenta del Consejo de Gestión de Carga Demográfica de la isla.

Pese a que el plan aún no está en ejecución, asegura el representante del Gobierno, ya se activaron algunas acciones en paralelo, tendientes a bajar la zona de latencia en algunas áreas. “En salud se está mejorando la condición del hospital. En turismo se han dado facilidades a los emprendedores que no podían certificarse con Sernatur. En energía ya hay una planta fotovoltaica en construcción para diversificar la matriz energética y dejar de depender de los motores diésel. Esta debería estar lista a fines de este año, al igual que las primeras 40 casas que van a suplir la necesidad de vivienda”, se explaya René de la Puente.

Asimismo, De la Puente destaca la formación de nuevos pozos de agua para suplir las necesidades de la población pascuense. En los colegios, en tanto, los ministerios de Cultura y Educación, más CONADI, se encuentran potenciando una variable que según el modelo de la UC estaba en latencia: la lengua rapa nui.

Presidenta del Consejo de Carga y alcalde refutan al gobierno

El Consejo de Gestión de Carga Demográfica es el organismo encargado de velar por el cumplimiento de la ley que regula la permanencia en el territorio especial de Isla de Pascua. Presidido por Luz Zasso Paoa, este comité está conformado además por los miembros de la Comisión de Desarrollo de Isla de Pascua (Codeipa); el representante del Consejo de Ancianos, Carlos Edmunds Paoa; el consejero nacional CONADI electo, Rafael Tuki; el alcalde de la isla, Pedro Edmunds Paoa; y la consejera electa Carolina Hotus Hey, quien funge como vicepresidenta del Consejo.

Si bien Luz Zasso coindice con De la Puente en ciertos avances en algunas variables, cree que “faltan ajustes y recursos para que la ley funcione como corresponda. Falta educación sobre la ley y su aplicación”. En efecto, según Zasso, “los dineros para realizar las mitigaciones no han salido. La Subsecretaría de Desarrollo Regional (SUBDERE) contrató al BID para hacer el levantamiento del plan y aún no ha habido resultados”.

“En algunas áreas se ha avanzado y en otras estamos esperando el tema de los recursos para poder implementar las medidas. Todavía no se definen los fondos de inversión. Se ha avanzado harto en el tema del recurso hídrico, se habló un pozo nuevo, para mejorar la calidad del agua”, expresa Zasso.

“Con la ley no ha habido ningún avance. Se decretó estado de latencia sin un plan de inversión. Es realmente un fiasco. Este gobierno no está gobernando. Yo ya tiré la esponja, porque antes que la ley se promulgara, yo ya veía venir esto. Hay medidas que le competen al municipio y yo propuse un plan para que se nos inyectaran recursos. Cada cierto tiempo se solicita este reajuste de forma normal y legal, pero permanentemente este gobierno se ha negado”

Pedro Edmunds, alcalde de Isla de Pascua.

Aun más enfático es el alcalde de la isla, Pedro Edmunds, quien clama por hacer efectivo un reajuste en el presupuesto municipal que, según él, no se produce desde 2014.

“Con la ley no ha habido ningún avance. Se decretó estado de latencia sin un plan de inversión. Es realmente un fiasco. Este gobierno no está gobernando. Yo ya tiré la esponja, porque antes que la ley se promulgara, yo ya veía venir esto. Hay medidas que le competen al municipio y yo propuse un plan para que se nos inyectaran recursos. Cada cierto tiempo se solicita este reajuste de forma normal y legal, pero permanentemente este gobierno se ha negado. Desde el ex subsecretario de Desarrollo Regional Felipe Salaberry hasta Claudio Alvarado, el subsecretario actual”, señala el jefe comunal.

Según Edmunds, el Consejo de Gestión de Carga ha pasado a ser un organismo cuya función no tiene incidencia en la coordinación de estos elementos. A su juicio, la falta de recursos es la piedra de tope, por lo que “no hemos podido hacernos responsables ni decir cuánto hemos disminuido las variables en latencia. No tenemos plata. Nosotros no somos una municipalidad pudiente, no recaudamos ningún peso”.

Edmunds no entiende por qué el Ejecutivo, de acuerdo a su percepción, le pone la “soga al cuello” si no le da el “alimento necesario para salir del estado de latencia”. Acusa al poder central de pedirle presentar proyecto, cuando las soluciones, según él, “son a largo plazo y no pasa por proyectos que se desarrollan y luego mueren”. Al alcalde, de hecho, no le hace mucho sentido una cifra que maneja: según los últimos registros del hospital de Hanga Roa, han ingresado 1.000 personas más en los últimos seis meses. “¿Cómo pueden suceder estas cosas? Se supone que la ley iba a restringir la llegada de más personas externas a la isla”, se cuestiona.

Otra crítica proviene de los creadores del Modelo de Capacidad de Carga. Según Roberto Moris, director del Programa de Planes y Proyectos Urbanos de la Universidad Católica y coautor del algoritmo, “nosotros no tenemos cómo hacer un seguimiento para corroborar el estado de avance de las variables”.

Por lo mismo, Moris aboga por establecer un mecanismo que permita visualizar las medidas y activarlo sobre todo cuando sea efectivo el plan de gestión que espera la firma del Presidente de la República.

En consecuencia, cita el profesor de la UC, “esperamos que el plan pueda ser conocido de forma transparente, a través de una plataforma donde se pudiera ver cuál es el estado de avance de la isla. El modelo lo tiene, pero no se ha implementado. Es importante que no solo nosotros como coautores del modelo lo veamos, sino también pueda ser abierto para toda la gente”.

Consultada sobre este tema, la gobernadora de Isla de Pascua, Tarita Alarcón Rapu, expresó que solo se referirá a los efectos del estado de latencia cuando haya resultados concretos.