Biodiversidad / Áreas protegidas

Tompkins Conservation apuesta a levantar el estándar de los parques nacionales con la entrega de Pumalín y Patagonia

“Por eso donamos estos parques con infraestructura de primera”, dijo Carolina Morgado, directora ejecutiva de la fundación, quien hoy estuvo presente en la ceremonia de traspaso de estas áreas protegidas, las que desde ahora serán administradas por el Estado. Pronto CONAF llamará a licitación para mantener las actuales condiciones de las instalaciones.

Natalia Heusser | 26 Abr 2019 a las 6:30 pm

En 1991 el empresario Douglas Tompkins comenzó a idear el hoy Parque Nacional Pumalín Douglas Tompkins, ubicado en la Provincia de Llanquihue y Palena, Región de Los Lagos. A 28 años de ese hecho la fundación Tompkins Conservation concretó hoy el traspaso definitivo al Estado de estas 293.338 hectáreas, las que junto a otras 109.054 ha aportadas por el Estado conformarán esta nueva área protegida, que sumará un total 402 mil hectáreas.

Lo mismo se hizo con el Parque Nacional Patagonia, que se encuentra en el sector Valle Chacabuco, en la Región de Aysén, donde la fundación transfirió al Estado las 83.723 ha del lugar, el que ahora tendrá una extensión total de 304.527.

Desde este momento ambas áreas protegidas serán administradas por Conaf, entidad que licitará las instalaciones de los parques para asegurar que mantengan su equipamiento de primer nivel: poseen centros de información, cafetería-restaurante, zonas de camping, lodges, senderos, miradores, cabañas y casas para el personal.

Para ambos parques este año hay un presupuesto de $350 millones, lo que se traducirá, entre otras cosas, en 13 guardaparques para Pumalín y 12 para Patagonia, superior al promedio nacional.

Carolina Morgado, directora ejecutiva de Tompkins Conservation Chile, señaló que seguirán trabajando con Conaf, pues firmaron un convenio de colaboración. Agregó que gracias a esta labor ya han ayudado a formar siete de los 17 parques que son parte de la Ruta de Parques de la Patagonia, entre puerto Montt y Cabo de Hornos.

“A través de la donación que hicimos pretendemos levantar el estándar de los parques nacionales, esa es nuestra idea, por eso donamos estos parques con infraestructura de primera, es una manera de visibilizar los parques nacionales y la importancia que tienen para el desarrollo estratégico de las economías locales”, dijo.

Para mantener los parques de la red, Tompkins Conservation indicó que están explorando junto a otras organizaciones la factibilidad del levantamiento de un fondo privado para contribuir al desarrollo de la Ruta de los Parques, tal como lo han hecho otros países como Costa Rica o Brasil. “Estamos esperando la aprobación del Presidente y debería pasar en cualquier minuto”.

Añadió que “nosotros apostamos a que los parques nacionales sean estrategias de conservación a largo plazo, la mejor que existe en el mundo, eso está probado. Creemos en el valor público de los parques nacionales, no creemos en su privatización, por lo tanto, apostamos a ayudar a las instituciones públicas a fortalecerse en ese sentido. Estamos conformes con Conaf y esperamos seguir colaborando para que se transforme en la mejor agencia de parques posible”.

En la ceremonia de entrega estuvo presente también el ministro de Agricultura, Antonio Walker, y Kristine McDivitt, viuda de Douglas Tompkins. “Cada sendero, cada casa, todo lo que vemos y lo que no se ve, ha sido construido por personas extraordinarias que componen nuestro equipo. Con muchas de ellas hemos trabajado juntos por más de 20 años”, afirmó McDivitt, presidenta de Tompkins Conservation.

Este es el proceso de donación privada más grande de la historia, por lo mismo el titular de Agricultura llamó a “darle una gran lección al mundo de que esta conservación también le trae muchos beneficios al país, no solamente desde el punto de vista de la lucha contra el cambio climático, sino también de atraer muchas divisas a través del turismo. Podemos impulsar a través del ministerio una nueva mirada a las áreas silvestres protegidas”.

Junto a esto se comprometió a hacer el máximo esfuerzo para que los “parques nacionales se mantengan en el estado en el que están. Yo tengo mucha fe en el equipo de Conaf, conozco como trabajan, su compromiso con nuestros bosques. Además, este es un trabajo que ya lleva más de un año con la Fundación Tompkins, y queremos aprender para subir los estándares de nuestros parques nacionales”.

Por su parte, José Manuel Rebolledo, director ejecutivo de la Conaf, se refirió a los alcances de que tiene la creación de estos dos parques. “Para nosotros es una tremenda responsabilidad, no solo por recibir una joya natural, sino también por lo que significa el mantener un estándar que quisiéramos tener en las 104 áreas protegidas que tenemos de Arica a Magallanes”, afirmó.