Agenda 2030 / Entrevista

Chris Bannister: “El norte de Chile está operando como Nigeria y no creo que el presidente Piñera quiera ese legado”

El ex CEO de WOM en Chile se encuentra recorriendo el país en bicicleta, para llevar un mensaje de cambio frente al cambio climático pero también para conocer de primera fuente la realidad del país. Hace unos días, previo que las manifestaciones se intensificaran en las calles de las principales ciudades, dio esta entrevista a País Circular, donde entrega una mirada de la desigualdad que ha visto durante su recorrido por el norte de Chile, y llama a cambiar la forma de hacer las cosas desde el mundo empresarial.

Alejandro Contreras | 24 Oct 2019 a las 6:00 am

Por pocos días, Chris Bannister, el ex CEO de WOM, hizo una pausa en Santiago tras comenzar su último gran desafío: recorrer de norte a sur nuestro país en bicicleta. La odisea, se enmarca dentro de su proyecto titulado de Beauty and the Beast, el que contempla reconocer los aspectos bellos de nuestro territorio y las consecuencia de la bestia empresarial en el medio ambiente.

Luego de haber cruzado la zona norte de Chile, desde Arica a Santiago, quien fuera conocido en la esfera pública como el Tío WOM, reflexiona respecto a los efectos de la polución minera en la población civil, la desigualdad existente en las regiones extractivas y sus expectativas de cómo la actual administración puede girar el timón para crear un legado que abrace la preservación de la biodiversidad, la seguridad y el bienestar de los ciudadanos.

Antes de partir hacia el sur, Bannister nos comentó sus reflexiones respecto al actual paradigma chileno y las claves de cómo enfrentar el reto que se presenta para estas nuevas generaciones. Su viaje puede ser seguido por una plataforma creada para dicho propósito, bautizada como Green Up Chile.

¿De dónde viene tu idea para cruzar todo Chile para conocer los problemas ambientales que posee nuestro país?

Ustedes conocen mi historia, siempre hago lo que se llama el levantamiento pesado del negocio, tomo el negocio, transformo el negocio, construyo una marca y le doy una estabilidad financiera y construyo una organización cultural. Luego de eso, me voy. Usualmente me toma entre tres y cuatro años. Entonces, cuando terminé mis operaciones en WOM pensé, qué haré ahora, y un día estaba con mis hijos yendo en bicicleta por San Pedro al Salar de Uyuni, y estaba hablando con Gustavo Bustamante, uno de mis colaboradores, y le comenté si alguien había realizado un viaje desde Arica a Punta Arenas en bicicleta, y me respondió que nadie querría hacer eso, y esa fue la semilla que empezó todo esto. Siempre estuvo rondando en mi mente el momento en que en quería hacer esto, y cuando terminé mi etapa en WOM le pregunté a Gustavo si podría empezar a planear esto, y quería hacerlo solo, pero quería tener un grupo de apoyo en esto.

Entonces empezamos con la fase de planificación y pensé, bueno, este es un desafío personal, tengo 60 años, es una buena forma de empezar mi sexta década, pero luego pensé por qué no conectaba esto con mi pasión, el medio ambiente, y así conocer la bestia de Chile. Porque la realidad es que cuando he ido al norte o sur de Chile vuelo hasta esos lugares, pero no veo la totalidad de lo que está ahí, tampoco alcanzo a hablar con muchas de las personas que viven ahí. Además cuando recorres, la gente siempre solamente te enseña las partes bonitas del lugar.

Entonces con este plan quería conocer esta otra parte de Chile, por ejemplo en el norte existen más de dos mil niños con problema respiratorios, en localidades como Tocopilla o Calama.

¿Cómo empezaste a ordenar esto?

Bueno, tenía que entrenar primero, por lo que por seis meses entrené y en mi familia me apoyaron bastante. Así que me programé para emprender mi plan el 20 de septiembre, con la intención de inspirar a las personas de hacerse cargo de la acción climática, y entender lo que es la bestia de Chile y el por qué existe. Primero inauguramos una plataforma llamada Green Up Chile, donde la gente puede seguir parte del viaje que estaríamos realizando por todo el territorio. Y también coincidió con que la activista sueca, Greta Thunberg, declarara el 20 de septiembre como el día global de acción climática, por lo que ese sería un buen día. Además no era tan caluroso en el norte y se volvería más cálido en el sur. Calculé que debería tomarme al rededor de 60 días, ese era el plan, y estoy hasta ahora dos días adelantado de ese itinerario. Quería aprender y quería canalizar mi pasión por atender el cambio climático, y además muchas de las cosas que he visto son horribles. Chile necesita tomar acción, y debe hacerlo rápido.

“No puedo negar que fue muy decepcionante que los negocios en el norte -pues todavía no he visto los del sur, por lo que no puedo comentar estos- parecen operar sobre su agenda propia y con sus propias regulaciones, y creo que con esas condiciones, estas no operarían en Europa, y mucho menos en Suecia. Y luego pensé, dónde he visto eso antes; y la respuesta fue Nigeria”

Chris, ya has recorrido el norte de Chile, y ahora estás en tu casa en Santiago esperando para partir nuevamente, pero ahora que estás en tu casa me imagino que has tenido el tiempo para procesar lo que has visto, qué fue lo que se quedó contigo de tu impresión del norte.

Tuve mucho tiempo para pensar en ello mientras estaba en mi bicicleta, pues no podía estar escuchando a Nirvana todo el día. He reflexionado mucho sobre lo que siento de lo que he visto, de la gente y los lugares que visité. Yo he vivido en Suecia por cinco o seis años, y la economía sueca está basada tradicionalmente en la industria forestal, pesquera y minera, las mismas que en Chile. Hay lugares en el norte de Suecia que son muy parecidos a Calama, hay entre 25 y 30 mil personas, su economía está basada en el hierro, no en el cobre, pero hierro. Pero a diferencia de Chile, en Suecia no ves la polución, no ves a dos mil niños con problemas respiratorios, y eso es lo que le ha dado vueltas a mi cabeza. No puedo negar que fue muy decepcionante que los negocios en el norte -pues todavía no he visto los del sur, por lo que no puedo comentar estos- parecen operar sobre su agenda propia y con sus propias regulaciones, y creo que con esas condiciones, estas no operarían en Europa, y mucho menos en Suecia. Y luego pensé, dónde he visto eso antes; y la respuesta fue Nigeria. Hubo playas donde básicamente podía respirar y sentir la contaminación, y pensé que no deberían poder operar así. Los estándares ambientales deberían ser importantes en cada parte del mundo. Cuando hablé con la gente eso es lo que parecía estar sucediendo, y cuando investigué más a fondo eso era lo que realmente estaba pasando. Las grandes industrias en el norte, y que sé que son vitales para la economía chilena, no deberían funcionar con regulaciones tan débiles. Llevo más de 25 años siendo un CEO, sé lo importante que son los negocios, pero puedes hacerlo de manera sustentable, incluso en la minería.

¿Qué te decían los niños en las escuelas que visitaste en el norte?

Cuando empezamos a hacer el proyecto de La Bella y la Bestia en La Serena, me reuní con chicos entre los 5 y 15 años, y un chico de 15 me preguntó, luego de dar mi presentación, cuál era mi consejo, pues me decía que los empresarios hacen lo que quieren, y los chicos quieren playas limpias, aire limpio, y me preguntaban cómo podían lograr que los negocios adopten políticas limpias, y todo lo que pude decir es que tienes que hacer valer tus derechos, tienes que hacer valer tus demandas, por lo que le dije a la profesora a cargo que la próxima semana les diera de tarea a sus alumnos que escribieran a sus parlamentarios y decir que no quieren Dominga, una mega mina que destruiría el medio ambiente de esta localidad, que es la 34ta zona más diversa en flora y fauna en el mundo, y están pensando en poner una megamina ahí, cuando cada científico advierte que su instalación afectará toda la biodiversidad.

¿Qué otras cosas te preguntaron los estudiantes?

Otras de las cosas por las que estaban interesados los estudiantes era sobre políticas de reciclaje y la forma en que podían atender el tema del plástico. Otras preguntas también apuntaban sobre los teléfonos celulares y qué podemos hacer con los que ya no usamos. Estuve positivamente sorprendido por las preguntas que me hicieron los niños, no creo que a los niños se les enseñe en los colegios sobre el cambio climático, sé que lo hacen en Suecia, pero realmente estaban en sintonía con lo que estaba pasando. Las reglas medio ambientales debiesen ser globales, y creo que los 18 millones de chilenos prefieren más vivir en un país como Suecia, que en Nigeria. Pero por lo que vi, están operando como Nigeria, y no creo que el presidente Sebastián Piñera quiera ese legado. Puedes tener inversión, puedes tener minería, pero debe ir de la mano de una regulación fuerte, pero es lamentable que los niños digan que los empresarios puedan hacer lo que ellos quieran.

“En los 80, el Reino Unido con Margaret Thatcher adoptó varias políticas como la desnacionalización de muchas industrias, y en ese momento el Reino Unido se volvió más próspero, y en ese tiempo estaba el modelo de los Chicago Boys. Margaret Thatcher fue vista como una extremista, pero ustedes lo llevaron aún más al extremo, inclusive en comparación a Margaret Thatcher”

¿Tuviste la oportunidad de poder hablar con los padres o con adultos que estuviesen viviendo hace años en la zona?

Hablé con los profesores de los niños, y ellos enseñan cosas buenas, pero los adultos no parece que crean en que pueden cambiar lo que está pasando. No diré en qué lugar fue, pero tuve la oportunidad de hablar con uno de los seremis, y me decían que tenían un plan, pero que no podían hacer mucho si las cosas no avanzaban desde Santiago. Estas áreas que generan cerca del 48% del PIB chileno, debería existir un porcentaje proporcional de impuestos para estas empresas, para que así la gente no tenga que vivir en pueblos contaminados. Y todos culpan a Santiago, todos culpan a un gobierno central.

Además la élite hace su dinero en las zonas de sacrificio, pero van a gastar este dinero en Zapallar o Las Condes. Eso no está bien. No puedes llamarla zona de sacrificio y decir que las regulaciones no importan. En toda parte del mundo importan, porque la acción climática es una tema global, no es específico a ciertos kilómetros de la costa, pues al final toda la costa llega al mismo océano y al mismo aire. El gobierno debe tomar acciones más duras, y sí, estas industrias crean empleos y son vitales para nuestra economía, pero necesitan correr con estándares regulatorios mundiales, y cuando arruinen los ecosistemas deben enfrentar penas severas. Hubo momentos en que durante dos kilómetros no pude ver vida marina, no pude ver ni un ave en el cielo, y esas cosas no las ves en un auto, pero vi esa ausencia porque estaba en bicicleta. Y pensaba en cómo puedo utilizar mi experiencia empresarial  y decir, por favor presidente Sebastián Piñera esta es su oportunidad de transformar Chile y no volverlo en un país como Nigeria.

¿Este viaje cambió tu forma en la que ves a Chile como país?

Sí, por el momento lo ha hecho. Cambió mi mente porque al hablar con los adultos y luego con los niños, soy más optimista, mi esperanza está en los niños, ellos quieren pelear por esto, y luego ver a todos los que salieron a marchar en Santiago y otras partes del país, ellos quieren pelear por el cambio. Mis preocupaciones cuando hablo con gente de mi edad es que no creen que puedan pelear por ello, no creen que puedan cambiarlo.

Mi preocupación es que a menos que Sebastián Piñera tome acciones ambiciosas en acción climática, y esta es su gran oportunidad porque será el presidente en la COP25, y deje de escuchar al lado oscuro, y empiece a escuchar a los científicos, en ese instante dirá que Dominga no se hace, no se hace una mina de carbón en los bosques de la Patagonia, proyectos que todos los científicos dicen que son riesgosos.

¿Tienes tu teoría de por qué nos estamos acercando más a Nigeria que a Suecia?

En los 80, el Reino Unido con Margaret Thatcher adoptó varias políticas como la desnacionalización de muchas industrias, y en ese momento el Reino Unido se volvió más próspero, y en ese tiempo estaba el modelo de los Chicago Boys. Margaret Thatcher fue vista como una extremista, pero ustedes lo llevaron aún más al extremo, inclusive en comparación a Margaret Thatcher. Y durante las siguientes décadas a Chile le fue bien económicamente. Pero ese modelo de confiar en que los empresarios harán lo correcto, el mundo ya no puede hacer eso, porque los negocios no hacen lo correcto. Los banqueros no hicieron lo correcto en 2008, las mineras no están haciendo lo correcto y abusan de sus situaciones.

¿Y cómo esto pega en la clase política?

El problema con los políticos es que desafortunadamente no tienen un horizonte de 15 años, o incluso uno de 10; tienen un horizonte de 4 años y no quieren tomar medidas que afecten sus medidas en el corto plazo de su período, y es por esto que la gente debe aferrarse a querer un cambio. Creo que ahora en Chile esos intereses en el corto plazo están comenzando a salir con más fuerza, y el diálogo está comenzando a darse, pero gran parte del gobierno sigue siendo de la vieja escuela, no saben cómo transformarse y ser exitosos, y es posible, deben invertir, deben mejorar su sistema educacional, deben mejorar su sistema sanitario, deben enfocarse en sustentabilidad.

“Necesitamos que la gente vuelva a creer que los cambios son posibles, tanto como para que la gente vuelva a votar. He estado en países donde la gente muere por votar. Chile necesita una visión, y creo que por ello son perezosos. Tienen el talento, pero no creen, porque es el paradigma”

¿Has podido sentarte con parlamentarios para discutir estos temas?

Hace dos años me senté a conversar con el senador Girardi, y le dije que he vivido en 10 países, incluyendo Nigeria, y Chile es el único país donde no veo una visión, no veo una visión país. Sus jóvenes están perdidos porque no ven una visión de a dónde quieren llevar a Chile, y me respondió que han completado la visión, y le pregunté que cuál era esa visión, y me dijo que la visión es la democracia, que han sacado a Pinochet, y ahora existe democracia. Pero ese es el problema de hace una generación, lo hicieron bien, pero ahora cuál es el problema de la siguiente generación, cuál es la visión para los próximos 20 años.

Llevamos ya 30 años de democracia…

Exacto, los políticos siguen viviendo en una generación de que lo han hecho bien, pero los veinteañeros están pensando en ir a Europa o a Estados Unidos, y ahí tienen gran talento. Y Chile también tiene gran talento, tenemos que liderarlo hacia algún lado. No esperemos que vengan los suecos y los alemanes a hacerlo. Tienen la fuente de litio más grande del mundo, y no la están usando, la están vendiendo como materia prima.

¿Ves en ese sentido que Bolivia está haciendo lo que nosotros deberíamos con la elaboración de autos eléctricos?

Durante mis primeros años escuche mucho el “pero somos mejores que Bolivia”, y yo pienso, chicos, no se comparen con Bolivia o Perú, intentemos ser como los países del G7, porque pueden serlo. En Nigeria vi grandes ideas innovadoras, pues los grandes problemas también entregan oportunidades para construir buenas ideas.

Pero ahí la pregunta es: ¿cómo Chile cambia esa mentalidad?

El problema más grande que tuve cuando empecé WOM fue que queríamos tener un 25% del mercado, y les pregunté a mi equipo cómo podíamos lograrlo, armemos un plan, qué necesitan para lograr el 25% del mercado, y pasé las dos primeras semanas a mi equipo decir que no se podía, y les dije que yo no les había preguntado si se podía o no, les pregunté cómo se podía hacer, y eventualmente me dieron un plan. No querían creer, y ahora creen, nadie pensaba que WOM iba a ser exitoso, ahora lo creen, y una vez que Chile crea, va a poder entregar mucho. Necesitamos que la gente vuelva a creer que los cambios son posibles, tanto como para que la gente vuelva a votar. He estado en países donde la gente muere por votar. Chile necesita una visión, y creo que por ello son perezosos. Tienen el talento, pero no creen, porque es el paradigma.

Chris, con tu experiencia como empresario y Relaciones Públicas, ¿cómo has visto el movimiento Fridays for Future?

Creo que Greta Thunberg ha sido una gran inspiración especialmente si consideramos que apenas tiene 16 años, y la forma en la que ha galvanizado a los jóvenes y poner el tema en la agenda emocional de los jóvenes es increíble, así que desde ese aspecto ha sido impresionante. Pero se la critica por cosas como tener asesores, es una chica de 16 años, por supuesto que tiene asesores, yo tengo asesores y tengo 60 años. Piñera es el presidente de este país y tiene asesores también, y sí, espero que tenga asesores, porque necesitas de ellos cuando alcanzas un perfil como el de ella, por lo que espero que tenga las mejores asesorías, y muchas de ellas provienen del mundo científico, lo cual es muy bueno. Fridays for Future está altamente motivado y creo que debería tener una suerte de estructura, pero creo que como movimiento están haciendo correr el mensaje, porque necesita a gente en las calles haciendo lo correcto. Hemos escuchado a los empresarios durante las últimas décadas, es hora de empezar a escuchar a los científicos, y eso es lo que este movimiento está logrando.

¿Te ves a ti mismo tomando ese rol en Chile?

No, al final del día soy un extranjero, no hablo español. Creo que puedo jugar un pequeño papel, y creo que debería tomarlo, porque mi generación causó este problema, entonces es un poco de ser consciente de que debo devolver algo, tengo experiencia en situaciones de otros países, y creo que puedo añadir valor, pero no puedo ser el jugador principal, ese o esa tiene que ser alguien de Chile, y creo que hay gente ahí afuera con mucho conocimiento y debemos escuchar.