Ciudad / #EmprendimientoCircular

Human Hotel: la plataforma de alojamiento compartido de bajo impacto aterriza en la COP25 y quiere hospedar a Greta Thunberg

Con dos meses de vida en Chile, la empresa fundada en Dinamarca ofrece una alternativa de hospedaje compartido para las personas que visitarán nuestro país en el marco de la cumbre climática. Los anfitriones que se inscriben en la página, por su parte, pueden ganar entre 15 y 27 mil pesos por noche al facilitar una pieza o un sofá cama en su casa o departamento. Uno de los deseos de Human Hotel en Chile es poder brindar alojamiento a Greta Thunberg y a las altas autoridades que llegarán. “Estaríamos felices de recibirla. Asumimos que si viajó en velero, por ejemplo, la nuestra sería su opción de alojamiento en Chile”, dice Diego Espinoza, county manager de la empresa.

Diego Espinoza, representante en Chile de Human Hotel, y Sixten Kai Nielsen, uno de los fundadores daneses de la empresa

Aunque nació oficialmente como empresa hace dos años, los primeros esbozos de Human Hotel tuvieron lugar en la COP15 de Copenhague 2009, instancia que terminó en un fracaso rotundo en las negociaciones entre las partes. Dicha cumbre, sin embargo, fue todo un éxito desde otra vereda: en esa ocasión un grupo de artistas de la capital de Dinamarca consiguieron financiamiento de la ONU para poder contactar a anfitriones locales y así poder recibir a más de 3.000 visitantes.

A partir de esa gratificante experiencia, Human Hotel fue concebida como una plataforma alternativa de alojamiento compartido y de bajo impacto ambiental. Hoy opera en varias ciudades del mundo, pero apenas hace dos meses logró entrar a Chile, siendo el primer país de Latinoamérica en acogerla. Inaugurará masivamente sus operaciones en nuestro país para la COP25, la cumbre climática más importante del mundo que se realizará en el Parque Bicentenario de Cerrillos entre el 2 y el 13 de diciembre.

El responsable del aterrizaje de Human Hotel en Chile fue el country manager de la empresa, Diego Espinoza, quien vivió en la capital danesa durante un tiempo y se impregnó del espíritu de la compañía, cuya pretensión es recuperar ese lazo humano que él percibe extraviado en plataformas como Airbnb. “Queremos que nuestros anfitriones tengan interacción con las personas. Hoy en día Airbnb es como un hotel 2.0, porque a veces las propiedades donde alojan los huéspedes son propiedades aparte de donde viven los anfitriones”, cuenta.

El equipo obtuvo financiamiento del programa Start-Up Chile de Corfo para traer a Human Hotel a nuestro país en el contexto de la COP25. En palabras simples, la plataforma opera como primer paso con una sesión gratuita de fotografías: los anfitriones se tienen que inscribir en el link www.humanhotel.com/cop25/ (disponible en español), tras lo cual un fotógrafo visita su casa o departamento, y registra a la persona y a las instalaciones. Luego de las fotos, ese mismo profesional registra al anfitrión en la plataforma y aclara todas las dudas con respecto a la campaña. Tras este proceso, llegará el tiempo de inscribir a los huéspedes.

Pero ojo: el plazo límite para inscribirse a las sesiones gratuitas de fotos es la primera semana de noviembre.“Garantizamos así de que tengan fotos de calidad y evitamos que sean desde el celular o mal enfocadas”, dice Espinoza. Después de ese plazo, aclara, “nosotros los guiamos por teléfono o de forma presencial para que los anfitriones se registren”.

“Estamos trabajando en un algoritmo con inteligencia artificial que conectará a las personas con intereses comunes. Por ahora está la versión beta. El visitante se inscribe, anota su profesión, intereses, y al escoger una ciudad destino tendrá un match con un anfitrión con el que comparte los mismos intereses”, explica el country manager, quien, siguiendo datos de la empresa Cleanteach Group, asegura que el alojamiento compartido tiene un 36 por ciento menos de impacto ambiental que los servicios de hotelería tradicionales.

“Estamos trabajando con un algoritmo con inteligencia artificial que conectará a las personas con intereses comunes. Por ahora está la versión beta.. El visitante se inscribe, anota su profesión, intereses, y al escoger una ciudad destino tendrá un match con un anfitrión con el que comparte los mismos intereses”.

Diego Espinoza, country manager de Human Hotel.

350 anfitriones inscritos en Chile

El 17 de julio pasado, Diego Espinoza regresó a Chile en compañía de uno de los fundadores de Human Hotel, el danés Sixten Kai Nielsen, quien estará en el país hasta enero para presenciar el posicionamiento de la empresa  en Chile durante la COP. Con apenas dos meses de operaciones en nuestro país, la plataforma ya suma 350 anfitriones registrados en Santiago, quienes pueden además ganar dinero al facilitar un sofá cama o una pieza a las personas que llegarán al país por la cumbre climática. Otros 50 anfitriones inscritos están en regiones, y no necesariamente lo hicieron en el contexto de la COP25.

“No hay ningún requisito especial para ser anfitrión. Solo les pedimos que sean abiertos de mente, que estén dispuestos a recibir a gente de otra cultura y tener disponible un sofá o una pieza. La idea es que conversen, se conozcan. Nosotros hacemos el resto: los contactamos por sus intereses. Tenemos 50 etiquetas predefinidas de intereses en la página, que están definidas por temas medioambientales o artísticos”, aclara Espinoza.

El otro punto importante, que refleja el sello social de Human Hotel, es que sus representantes piden a los anfitriones manejarse en un rango de precios económicos por prestar sus instalaciones.  “Tratamos de no maximizar los costos como lo hace Airbnb cuando hay un evento grande determinado. “La idea es darles oportunidades económicas a las visitas. El promedio que solicitamos cobrar es entre los 20 y 40 dólares por noche, es decir, entre 15 mil y 27 mil pesos por noche, dependiendo si el anfitrión facilita el sofá cama o una pieza con baño privado, por ejemplo”, detalla Diego Espinoza, quien además cuenta con la colaboración de Felipe Ojeda y Fernanda Jara.

“La idea es darles oportunidades económicas a las visitas. El promedio que solicitamos cobrar es entre los 20 y 40 dólares por noche, es decir, entre 15 mil y 27 mil pesos por noche, dependiendo si el anfitrión facilita el sofá cama o una pieza con baño privado, por ejemplo”.

Greta en el horizonte

Por el espíritu mismo de la empresa, Human Hotel pretende llegar a oídos de la joven activista sueca Greta Thunberg, quien confirmó su visita a Chile para la COP25. “Estaríamos felices de recibirla. Asumimos que si viajó en velero, por ejemplo, la nuestra sería su opción de alojamiento en Chile. Eso sería la guinda de la torta”, se ilusiona Espinoza.

El mismo discurso apunta hacia todas las altas autoridades que hospedarán en nuestro país en diciembre próximo. Espinoza apela a la “coherencia” de los dignatarios que discutirán el futuro del planeta en esta decisiva instancia.

“El modo de alojamiento oficial de la COP25 es la hotelería estándar. Creemos que nuestra plataforma es más coherente, porque es de bajo impacto ambiental. Sería ideal recibir también a autoridades, porque así éstas demostrarían que les interesa visitar una ciudad de forma más sustentable. Si bien la COP es una cumbre importante para alcanzar resoluciones, solo están apoyando la hotelería tradicional. Por eso estamos en esta campaña”, agrega el country manager.

“En los dos años de Human Hotel no hemos tenido ninguna mala experiencia  entre anfitrión y huésped. Nosotros nos vamos por el lado humano, queremos que las personas estén presentes en la casa. Para asegurarnos una buena convivencia, estas personas conversan previamente en un chat, entonces no eres un extraño al llegar a la casa. Las personas se comunican antes de que se junten”, dice Espinoza.

Además, volviendo al marco de la COP25, la plataforma es sumamente diversa y quiere incorporar a las comunas más vulnerables. “Nos han preguntado mucho sobre si hay algunas comunas bloqueadas, y no. Para nada. No discriminamos. La idea es mostrar la mayoría de las opciones. Tenemos a mucha gente de Cerrillos, porque estará cerca del Parque Bicentenario, donde se hará la COP. Pero queremos que todas las comunas sean tomadas en cuenta”, reflexiona Espinoza.

“El modo de alojamiento oficial de la COP25 es la hotelería estándar. Creemos que nuestra plataforma es más coherente, porque es de bajo impacto ambiental. Sería ideal recibir también a autoridades, porque así éstas demostrarían que les interesa visitar una ciudad de forma más sustentable”.

Otro caso que le ha tocado ver a Espinoza es el interés que despertó Human Hotel en familias tradicionales chilenas que desconocen el tema medioambiental. “Ellos quieren recibir a gente internacional para tener ese intercambio y mejorar sus prácticas medioambientales”, acota el representante en Chile, quien explica que la comisión obtenida por la empresa no se le cobra al anfitrión, sino al huésped.

Y algo más: las personas inscritas como anfitriones, después de la cumbre, pueden seguir recibiendo huéspedes en cualquier otro contexto. Por ahora, Human Hotel está oficialmente en Santiago, pero el objetivo es expandirse a regiones, y luego dar el gran salto adelante a otros países de Sudamérica.