Ciudad / Arquitectura Sustentable

Edificio con fachada de material reciclado recibe Premio Aporte Urbano 2018

El reconocimiento se entrega desde 2015 y pretende evidenciar los aportes que el sector inmobiliario puede realizar por nuestras ciudades, con proyectos de calidad y sirviendo como ejemplo a otros actores de la industria.

Una fachada para la que se utilizaron 26 toneladas de plástico reciclado que dieron forma a un sistema de celosías. Ese fue el elemento innovador que inclinó la balanza del jurado del Premio Aporte Urbano 2018 para premiar al Edificio WA78 de Surmonte Inmobiliaria en la categoría mejor proyecto inmobiliario de altura media.

El edificio ubicado en el barrio residencial de Pedro de Valdivia, esquina sur poniente generada por el cruce de las calles Diego de Almagro y Willie Arthur tiene un diseño de responsabilidad de Searle Puga Arquitectos que respeta la escala del barrio, donde conviven edificios de mediana altura y casas de uno y dos pisos. La estructura se divide funcional y formalmente en dos cuerpos independientes, ubicados en torno a un gran vacío central que funciona como patio conector entre la circulación pública y la privada.

«Para nosotros es un orgullo recibir el Premio Aporte Urbano, porque evidencia el compromiso de Surmonte Inmobiliaria por desarrollar proyectos que aporten a la ciudad, a las personas y que contribuyan al valor urbano. En todos nuestros edificios hemos apostado por una arquitectura que respete y conviva en equilibrio con el entorno. Para Surmonte es muy importante que cada proyecto se inserte de manera equilibrada y sea un real aporte a su entorno inmedito», señaló Francisco Vinagre, gerente general de la inmobiliaria.

En la cuarta versión del PAU, que busca dar continuidad a difundir los buenos ejemplos que el sector privado puede producir en el desarrollo de las ciudades, para la inmobiliaria es elemental este tipo de concursos, porque promueven la participación en la discusión urbana y la generación de desafíos respecto a cómo ser un aporte en la calidad de vida de los habitantes de las ciudades.

El galardón es otorgado por la Cámara Chilena de la Construcción, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, el Colegio de Arquitectos, la Asociación de Oficinas de Arquitectos y la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios.

Además, en la categoría Innovación y Sustentabilidad, que se entregó por primera vez este año, fue premiado el proyecto Oasis de Chañaral, una iniciativa de viviendas sociales autosustentables que se construyeron en esa localidad tras el aluvión que se registró en 2015.