Consumo y Producción / #EmprendimientoCircular

Emprendedores chilenos ahorran un 50% de agua para regar el pasto inyectando hidrogel

Con la escasez hídrica cada vez más presente en el país y en las ciudades, Likid trajo una innovadora solución para mantener por más tiempo los nutrientes y el agua en la raíz del pasto, disminuyendo su necesidad de riego. Ya cerraron acuerdos con CasaPiedra y el Parque Araucano, entre otras, y hace un mes culminaron un exitoso levantamiento de capital a través del crowdfunding Broota.

Cerca de 40 comunas del país iniciaron 2019 con un decreto de escasez hídrica vigente debido al escenario de menor disponibilidad de agua que se ha ido presentando en los últimos años.

Dictado con el objetivo de proveer ciertas herramientas a usuarios de agua y a la población en general, el decreto gestionado por la Dirección General de Aguas (DGA) del Ministerio de Obras Públicas busca reducir al mínimo los daños derivados de la sequía, y da atribuciones a la autoridad para establecer criterios y delimitaciones para las autorizaciones de extracción de aguas.

Este panorama da cuenta de los problemas que está generando uno de los fenómenos más notorios del cambio climático: la evidente falta de precipitaciones en el país, situación que ha marcado algunos hitos en diversas zonas en los últimos años. Por ejemplo, la Región de Los Lagos tuvo un año 2015 sin lluvias en todo el primer trimestre, situación que no se había vivido durante las últimas décadas o, sin ir más lejos, 2018 se transformó en uno de los años más secos de la historia en gran parte de la zona central de Chile.

Precisamente ante la falta de recurso hídrico toman importancia las soluciones que impliquen un mejor rendimiento y un uso menos intensivo de agua en pastos y praderas. Y en esta coyuntura las soluciones innovadoras han ido ganando espacio.

Un caso de éxito es el de Likid, emprendimiento nacional que implementa soluciones de hidrogel en pasto que permite ahorrar entre un 40% y un 50% del consumo de agua para riego. ¿Cómo? Una máquina recorre un campo ya existente inyectando partículas de hidrogel en las raíces, las que luego de unos días de monitoreo son capaces de contener por más del tiempo normal el agua y los nutrientes y así permitir un cambio en la cantidad de agua destinada para su mantención, reduciendo considerablemente el gasto en esta materia.

Felipe Gracia, socio fundador de Likid, explica que “en 2017 empezamos a ver que el tema de la escasez hídrica tomaba importancia en la agenda nacional y pensamos en que podría haber soluciones que no se estaban analizando, así que partimos a California, donde hubo una sequía de 10 años, para buscar soluciones y la que más nos hizo sentido era la que trajimos, que permite ahorrar entre un 40% y un 50% del agua de riego, dado que se puede inyectar hidrogel, que es un material que se usa hace cerca de 30 años en la agricultura”.

“El foco de Likid durante el primer período será la inyección de hidrogel en prados, pero ya estamos evaluando el desarrollo de otro tipo de soluciones que permitan entregar alternativas de eficiencia para la agricultura”

Felipe Gracia, socio fundador de Likid.

Y el resultado fue relativamente rápido. Tras la firma de un acuerdo con la empresa AquaCents en California, la máquina llegó a Chile en noviembre de 2018 y su operación fue inmediata.

“El mundo del hidrogel es algo desconocido para la gente que no está metida en el rubro, pero cuando se habla con agrónomos o gente relacionada al cuidado del pasto, se saben las cualidades del hidrogel y su funcionamiento. A estas alturas hemos inyectado en el Sport Francés, en el Parque Araucano, en la Fundación Chile, en una plaza de la comuna de Providencia, en Casa Piedra, en un condominio de Chicureo y en 5 o 6 casas particulares”, cuenta Gracia, respecto a los primeros acercamientos con clientes.

Hidrogel a granel y nuevos emprendimientos

La meta para 2019 es inyectar alrededor de 200 mil metros cuadrados, y de acuerdo a las cifras preliminares, ya han incorporado esta tecnología a cerca de 15 mil hectáreas.

Una muestra de respaldo al proyecto se dio a fines del año pasado cuando a través de la plataforma de crowdfunding Broota, Likid logró conseguir el 100% del financiamiento de $58 millones que estaba destinado a potenciar las áreas comercial y de marketing.

“El foco de Likid durante el primer período será la inyección de hidrogel en prados, pero ya estamos evaluando el desarrollo de otro tipo de soluciones que permitan entregar alternativas de eficiencia para la agricultura”, agrega el socio fundador de la empresa.

Y una de las vetas de negocio que ha ido apareciendo es la venta de hidrogel a granel. Por estos días, Likid ultima los detalles para iniciar la comercialización de este insumo de la mano de una de las marcas más reconocidas del mundo en esta materia. “El funcionamiento es sencillo. El Poliacrilato de potasio (hiodrogel) es como si fuera azúcar, se hidrata y genera este gel, que luego se mezcla en la dosis necesaria con la tierra previamente preparada para pasto, árboles o frutales”.

Respecto a los planes a mediano y largo plazo, Gracia señala que la perspectiva es ampliar las líneas de negocios. “Así como con el hidrogel a granel, empezaremos a buscar otras soluciones que sean concretas y medibles, que es uno de nuestros prerrequisitos, medir lo que se entrega como solución. Tenemos pensado entrar al mercado del agro también, estamos viendo una tecnología que permite la inyección de hidrogel en árboles frutales”.

En relación a su línea principal de negocio, menciona que “lo más seguro es que el servicio de hidrogel en pasto lo van a empezar a contratar en extensiones más grandes, así que la idea es traer otra máquina más, entendiendo que con una extensión grande de terreno la máquina puede estar dedicada un mes y vamos a necesitar una segunda maquinaria”.

De acuerdo a las previsiones del negocio, la máquina inyectadora tiene una vida útil de entre 5 y 7 años, tiempo similar al que duran las partículas de hidrogel. “Este proceso sirve para cualquier extensión de pasto, actualmente tenemos muchas conversaciones con colegios, estadios, municipalidades, universidades y condominios para desplegar esta tecnología en esos lugares”, finaliza Gracia.