Ciudad / The Guardian

Nanopartículas de contaminación del aire vinculadas al cáncer cerebral por primera vez

Pequeñas partículas producidas por el tráfico vehicular pueden invadir el cerebro y transportar cancerígenos.

País Circular | 13 Nov 2019 a las 3:54 pm
Shutterstock

Una nueva investigación ha relacionado las nanopartículas de contaminación del aire con el cáncer cerebral por primera vez. Las partículas ultrafinas se producen al quemar combustible, particularmente en vehículos diesel, y las exposiciones más altas aumentan significativamente las posibilidades de las personas de contraer este cáncer mortal. Trabajos anteriores han demostrado que las nanopartículas pueden ingresar al cerebro y que pueden transportar sustancias químicas cancerígenas.

Los cánceres cerebrales son poco frecuentes, y los científicos han calculado que un aumento en la exposición a la contaminación, equivalente a moverse de una calle tranquila de la ciudad a una concurrida, conduce a un caso adicional de cáncer cerebral por cada 100,000 personas expuestas.

“Los riesgos ambientales como la contaminación del aire no son de gran magnitud; su importancia se debe a que todos en la población están expuestos”, dijo Scott Weichenthal, de la Universidad McGill en Canadá, quien dirigió el estudio. “Entonces, cuando multiplicas estos pequeños riesgos por muchas personas, puede haber muchos casos. En una ciudad grande, podría ser un número significativo, particularmente dado el hecho de que estos tumores a menudo son fatales”.

La investigación analizó los registros médicos y la exposición a la contaminación de 1,9 millones de canadienses adultos entre 1991 y 2016. Estudios tan amplios proporcionan evidencia sólida, aunque no un vínculo causal. Weichenthal dijo que la correlación observada entre el cáncer cerebral y las nanopartículas fue “sorprendentemente consistente”, pero como este es el primer estudio, es importante que otros investigadores lo repitan.

El descubrimiento de abundantes nanopartículas tóxicas de la contaminación del aire en los cerebros humanos se realizó en 2016. Una revisión global exhaustiva a principios de 2019 concluyó que la contaminación del aire puede estar dañando todos los órganos y virtualmente todas las células del cuerpo humano.

El aire tóxico se ha relacionado con otros efectos en el cerebro, incluidas grandes reducciones en la inteligencia, la demencia y los problemas de salud mental tanto en adultos como en niños. La Organización Mundial de la Salud dice que la contaminación del aire es una “emergencia silenciosa de salud pública”.

El nuevo estudio, publicado en la revista Epidemiology, encontró que un aumento de un año en la exposición a la contaminación de 10,000 nanopartículas por centímetro cúbico – la diferencia aproximada entre las calles tranquilas y concurridas de la ciudad- aumentó el riesgo de cáncer cerebral en más del 10%.

Los niveles de contaminación en las ciudades estudiadas, Toronto y Montreal, oscilaron entre 6.000 y 97.000 partículas por cm3. Weichenthal dijo que las personas que viven con una contaminación de 50.000 partículas por cm3 tienen un 50% más de riesgo de cáncer cerebral que aquellas que viven con 15.000 partículas por cm3.

“Creo que Toronto y Montreal son ​​ejemplos típicos de las principales ciudades”, dijo. “No esperaría que las nanopartículas fueran menos dañinas en ningún otro lugar”. El análisis realizado por los investigadores tuvo en cuenta factores como el ingreso, el tabaquismo y la obesidad, y si las personas se mudaron de casa.

“No sabemos mucho sobre las causas de los tumores cerebrales, por lo que cualquier factor ambiental que podamos identificar es útil para aumentar la comprensión”, dijo Weichenthal. El equipo solo tenía datos de contaminación del aire para el período más reciente del estudio, y asumió que las diferencias entre las diferentes calles y distritos eran las mismas en el pasado. “Creemos que esto es razonable porque las principales autopistas no se mueven”, dijo.

El profesor Jordi Sunyer, del Instituto de Salud Global de Barcelona, en España, que no participó en la nueva investigación, dijo: “Este es un hallazgo importante, dado que las partículas ultrafinas son emitidas directamente por los coches de combustión, y varios estudios en animales han demostrado que podrían ser más tóxicas que las partículas más grandes”.

La profesora Barbara Maher, de la Universidad de Lancaster, Reino Unido, dijo que las nanopartículas ricas en hierro de la contaminación del tráfico podrían ser cancerígenas y, por lo tanto, una posible causa de cáncer cerebral. Ella dijo que las nanopartículas no estaban reguladas y rara vez se midieron.

La investigación utilizó promedios de tres años de niveles de nanopartículas, pero Maher dijo que entender el impacto en la salud de la exposición repetida a picos de corta duración fue vital: “Hemos medido estos valores fuera de las escuelas primarias en el Reino Unido, donde el número de partículas ltrafinas regularmente excede las 150.000 por metro cúbico de aire en el patio de recreo”.

Weichenthal dijo que evitaba las calles muy contaminadas al caminar y andar en bicicleta. “A nivel individual, siempre es una buena idea reducir su exposición a contaminantes. Pero las acciones más importantes son a nivel regulatorio, donde puedes tomar medidas que reduzcan la exposición de todos. Ahí es donde entran los beneficios reales”.

*Publicado originalmente por The Guardian. Nota original aquí.